Veamos si tienes estómago: ¿Comerías pan con harina de cucaracha?

¿Qué es lo primero que haces cuando ves a una cucaracha en la cocina? ¿Sales corriendo de miedo? ¿Vas por el insecticida? Sea lo que sea, demuestras tu aversión por este legendario insecto. Así que lo último que imaginarías es que se te pueda sugerir como comida o parte de ella. Continúa leyendo para que pongas a prueba uno de tus posibles paradigmas en el tema alimentación.

Dos investigadoras de la Universidad Federal de Río Grande en Brasil han desarrollado una harina hecha de cucarachas que contiene un 40 por ciento más de proteína que la harina de trigo normal. Los estudiantes de ingeniería alimentaria Andressa Lucas y Lauren Menegon descubrieron una nueva forma de producir alimentos más baratos, pero aún nutritivos con la harina de cucaracha, ya que contiene una gran cantidad de aminoácidos esenciales y algunos lípidos y ácidos grasos, las claves para un equilibrio y salud dieta humana.


¿Cucarachas? ¡Aghhhh!


Las cucarachas en cuestión no son las que vemos correr, o incluso volando (ya estás teniendo recuerdos desagradables, ¿cierto?) en nuestras casas. Son la especie Nauphoeta cinerea, una diferente de la que encontramos en las alcantarillas o alcantarillas de la ciudad. Los investigadores compran los insectos a un criador especializado, donde se producen de forma higiénica y se alimentan con frutas y verduras para cumplir con todos los requisitos de higiene exigidos por ANVISA, la agencia brasileña de vigilancia de la salud.

La supervisora del estudio, la profesora Myrian Salas Mellado, dice que el diez por ciento de la harina de cucaracha podría reemplazar la harina de trigo en una receta determinada, por lo que los panes de pan de harina de cucaracha mantienen el mismo sabor que sus contrapartes que no son insectos.

¿Cuánto tiempo lleva este proyecto?


Andressa Lucas y Lauren Menegon: “Comenzamos a desarrollar nuestra investigación en 2014 como un proyecto final en papel. Nos graduamos [con títulos] en ingeniería de alimentos de la Universidad Federal de Río Grande y decidimos continuar el proyecto ya que obtuvimos excelentes resultados. También contamos con el patrocinio de una empresa que desarrolla tecnologías alimentarias utilizando insectos como materia prima, por lo que decidimos mantenernos al día con nuestras investigaciones.”

¿Cómo se les ocurrió la idea de usar cucarachas?


De acuerdo a la investigación de este equipo, los insectos son excepcionalmente efectivos para convertir lo que comen en estructuras nutricionales que pueden ser consumidas por los humanos. Debido a que son fuentes ricas de proteínas, pueden enriquecer la dieta humana, especialmente para las personas que padecen desnutrición, y su consumo puede ayudar a reducir los impactos ambientales negativos del ganado, ya que requiere menos espacio y genera menos contaminación, por lo que estos factores fueron suficientes para convencernos de comenzar la investigación.

Eligieron la cucaracha porque era el insecto que tenía el mayor contenido de proteína, casi el 70 por ciento. Contiene ocho de los nueve aminoácidos esenciales, tiene ácidos grasos de alta calidad (como omega-3 y omega-9) y podemos usar casi el 100% de él, con muy pocos residuos. Hoy estamos estudiando el uso de grillos y escarabajos gusanos de la harina. Así que luego de esta lectura, ¿Te animarías a darle una prueba al “pancito”?