Historias que merecen contarse: ¡Mira lo que hizo este director de escuela!

¿Has sufrido alguna de vez de bullying? El sitio más común para este tipo de sucesos es la escuela. Y el factor más común para ser objeto de acoso de parte de la mayoría o de alguien específico, es simplemente ser diferente. Así que cuando cierta adolescente gritó y luchó con el oficial de seguridad de la escuela cuando trató de revisar su bolso, la razón de su comportamiento fue lógica.

Resultaba que la chica tenía ropa sucia porque no tenía hogar y no quería que nadie lo supiera. Alguien que también entendió las razones de aquella molestia fue Akbar Cook, director de West Side High School en Newark, Nueva Jersey. “Ella estaba luchando por su orgullo” dijo.

El problema de fondo

Cook dijo que muchos estudiantes en West Side se enfrentaron a la humillación porque no tenían nada limpio para usar. Los niños que no podían darse el lujo de lavar la ropa se enfrentaban a burlas intensas cuando aparecían con atuendos sucios. Los compañeros de clase a veces tomaban fotos y etiquetaban a los estudiantes en las redes sociales.

Cook ya había escuchado a los estudiantes hablar también. Vio los mensajes y sospechó rápidamente que el acoso escolar era una de las principales razones por las cuales el 85% de sus alumnos faltaban a la escuela de forma crónica.

“Son niños, buenos niños que quieren aprender, que faltan entre tres y cinco días al mes porque estaban siendo intimidados porque estaban sucios”, explicó Cook. “Incluso cambié el uniforme escolar a colores más oscuros para que pudieran pasar más días sin limpiarlos, pero incluso con eso, los estudiantes estaban luchando para que se vean lo suficientemente limpios como para asistir”.

Entonces, hace dos años, el director solicitó una subvención de una fundación asociada con una de las principales compañías de servicios públicos de Newark, PSE & G. Recibió $ 20.000 para convertir un viejo vestuario de fútbol en una lavandería escolar. Por lo tanto, para cuando comenzaran las clases, el 4 de septiembre, habrá una nueva instalación en el edificio: una lavandería automática.

Un comienzo limpio para el año escolar


Las renovaciones ahora están completas. La sala cuenta con cinco lavadoras, cinco secadoras y un inventario de detergente en crecimiento donado gracias a donaciones de terceros. “A medida que se difundió la historia, hemos estado recibiendo paquetes de detergente en la escuela y en nuestra página de lista de deseos de Amazon”, dijo Nicole Daniel, la asistente operativa de la escuela.

La sala estará abierta a los estudiantes de forma gratuita entre las 3 p.m. y 6 p.m. Un supervisor adulto vigilará durante esas horas y ayudará a transmitir la importante habilidad de la vida de ser autosuficiente; una cucharada de detergente y una medida de dignidad a la vez. “Estamos tratando de enseñarles a navegar su orgullo”, dijo Cook. “Mis hijos son luchadores, solo necesitan buenas maneras de luchar por sí mismos, y luego se enorgullecerán de lo que pueden hacer”.