¡Vuelo supersónico sin estampido sónico! ¿De verdad se puede?

Más rápido. Más rápido. Más rápido. Este es el impulso detrás de los cambios que hemos visto en los medios de transporte a lo largo de la historia.

De los pies al caballo, del caballo al tren, de éste al carro, del auto al avión. Siempre buscando la manera de llegar más rápido a donde sea que queremos ir.

Del dirigible al biplano, del biplano al monoplano, de éste al jet y de aquí al supersónico. Próximo paso: vuelo hipersónico.

Pasadas glorias

Sin duda, uno de los más grandes éxitos técnicos del siglo XX fue la construcción del Concorde, capaz de llevar unos 120 pasajeros a más del doble de la velocidad del sonido. Una maravilla tecnológica que muchos consideran estaba muy por delante de la época.

Pero el Concorde no sobrevivió las exigencias de los tiempos, era muy ineficiente en consumo de combustible, demasiado costoso para operar y nunca pudo librarse del enemigo que le impedía volar continentalmente, el estampido sónico.

 

El boom supersónico se produce cuando las ondas de compresión del aire, formadas por delante y detrás de un avión a más de Mach 1, golpean como una pared sólida el suelo ocasionando daños de todo tipo a organismos y estructuras.

Hoy en día el principal enemigo del vuelo supersónico no es tecnológico, es legal, social. De acuerdo a las regulaciones de vuelo de la gran mayoría de países los aviones civiles sólo pueden volar supersónico encima del agua.

Nuevos adelantos

El Concorde fue retirado en el 2003 pero la industria no perdió de vista el objetivo de lograr un vuelo supersónico amigable, seguro y económico. Y ahora están en plena curva final de la carrera.

Tres compañías, Aerion Supersonic, Boom Supersonic y Spike Aerospace, están compitiendo para ser el primero en poner un avión comercial supersónico en el aire para el 2025.

AERION SUPERSONIC

El enfoque de los nuevos proyectos es eliminar el boom, optimizando la forma del aeroplano, para no permitirle a las ondas sónicas unirse evitando que golpeen el suelo al mismo tiempo.

BOOM SUPERSONIC

Lockheed Martin está desarrollando un demostrador de tecnología conocido como X-59 que podría volar a Mach 1.5 a 17.000 m produciendo un boom comparable al cerrar de la puerta de un carro.

X-59

El secreto está en un mejor diseño de la geometría de alas y fuselaje, el uso de materiales de fibra de carbono, motores turbofan y mejores softwares de control aerodinámico.

SPIKE AEROSPACE

Además todo esto reduciría grandemente los costos de operación llevando el precio del pasaje a niveles muy por debajo de los que se pagaban en el Concorde.

Conquistar la libertad de las aves que se mueven en 3 dimensiones: hecho.

Volar más rápido que ellas: hecho.

Despegar, salir al espacio, aterrizar a tiempo para la fiesta: estamos trabajando en ello.