El horrible extraterrestre llamado isópodo gigante – advertencia: no sigas si no te gustan las cucarachas

El isópodo no es de la Tierra.

El isópodo era la mascota de un alienígena que nos visitó hace unos 20.000.000 millones de años y cuyo amo la dejó olvidada. Para cuando se dio cuenta de que la mascota no estaba en la nave ya estaba más allá de Plutón…así que…qué rayos…que se quede allá.

Esa es la razón de que el isópodo esté viviendo entre nosotros. No importa lo que digan los evolucionistas.

De todas maneras es divertido seguirles la corriente.

Ellos dicen que es un crustáceo, primo lejano de los camarones y cangrejos. Aunque no es pariente del camarón mantis porque este es otro animal alienígena, aunque el mantis llegó cabalgando en un cometa.

Además dicen que los cochinillos de humedad son también parientes terrestres del isópodo. La verdad no es esa, los cochinillos son los mismos isópodos que salieron a tierra buscando a su amo y en la tierra se encogieron para pasar desapercibidos.

El hombre que lo descubrió encontró en su cuello una cadenita con una plaquita que decía VtyyuGgnt, de allí su nombre científico: Bathynomus Giganteus, es considerado el más grande entre los isópodos con una longitud promedio de 36 cm, aunque puede alcanzar hasta 70 cm de longitud, y un peso de 2 kg.

Imagínate una cucaracha de 40 cm en tu hombro. Pero al alien le encantaba dormir abrazado a ella.

Tienen exoesqueletos que pueden doblar sobre sí mismos haciéndose una bola; sus ojos son compuestos con 4.000 facetas cada uno y brillan en la oscuridad; tienen 7 pares de patas, no cuatro, ni seis, ni ocho, como Dios manda que tengan todos los demás animales normales. ¿Ves que sí es un alien?

Además tienen dos pares de antenas y 4…si…4 juegos de mandíbulas. ¿Necesitas más pruebas de su origen extraterrestre?

Son carroñeros. Es natural que lo sean porque, no siendo de este mundo, la carne fresca no es compatible con ellos.

Viven en las aguas profundas y frías de casi todos los océanos del mundo, aunque ocasionalmente se consiguen en aguas superficiales. Quizás tu pie estuvo cerca de uno de ellos la última vez que fuiste a la playa.

Su caparazón viene en colores pastel, más comúnmente rosado y lila pálido, pero te aseguro que en su planeta de origen vienen en todos los colores del arcoíris.

Mientras estén en el agua no parece haber mucho problema, pero recuerda, son carnívoros y aunque hasta ahora se alimentan de animales muertos, peces, moluscos, y cadáveres de ballenas, uno de ellos fue filmado atacando a un tiburón perro vivo y devorándole la cabeza.

Es decir, están aprendiendo. Su inteligencia no es de este mundo. Están aprendiendo, su metabolismo está cambiando hacia la asimilación de proteína fresca y quizás, dentro de poco, salgan del agua buscando comida.

¿Dónde vives tú? ¿Cerca del mar?