12 cosas que toda persona debería saber hacer

La tendencia general es la especialización. Pareciera que, en la medida en que el mundo se hace global, lo “global” deja de tener relevancia y la única manera de mantenerse a flote es la especialización. Es decir, hacerse especial, hacerse único, para no desaparecer en lo global.

Esta tendencia nos predispone a olvidar que hay habilidades “globales” que toda persona debería conocer y dominar. Hablemos de algunas de ellas.

Toda persona debería:

  1. Saber cocinar algo más que un sándwich o abrir una lata de atún. Uno debería saber preparar al menos un menú básico que te permita no morirte de hambre o dejar de vivir de los congelados.
  2. Saber usar un procesador de palabras y una hoja de cálculo.
  3. Nadar. No solamente te permite disfrutar mejor de unas vacaciones en la playa. Te puede salvar la vida en cualquier momento.
  4. Manejar bicicleta. Nunca se sabe, tal vez ese sea el único modo de transporte disponible en el futuro cercano.
  5. Conducir autos. Aunque no poseas uno es algo que puede serte extremadamente útil en cualquier momento.
  6. Conocer el mantenimiento básico de autos (dirigido especialmente a mujeres, los hombres ya estamos aquí). Cómo cambiar una llanta, cómo hacer un puente eléctrico desde otro coche, cómo encender uno de transmisión manual con el sistema eléctrico muerto.
  7. Saber aplicar primeros auxilios básicos. Cómo dar asistencia cardiopulmonar, cómo asegurar un hueso fracturado, cómo atender una herida.
  8. redacción y edición de texto elemental. Aunque parezca mentira no todo lo que escribimos es leíble. Expresar una idea claramente en papel (o con un teclado) no es instintivo y requiere algo de técnica.
  9. Hacer un nudo de corbata. ¿No crees que es fundamental? A menos que vivas en el campo siempre te verás en situaciones en donde la corbata impera. Incluso si eres mujer, más temprano que tarde tendrás que ayudar a tu compañero (que no aprendió el punto #9) o a tus hijos.
  10. Saber bailar. Yo no aprendí este punto. Y cómo me arrepiento. Es fundamental. Nadie te pide un baile que hipnotice multitudes pero no hay nada comparable a seguir un ritmo, aunque sea el de un bolerito lento, con tu pareja en los brazos.
  11. Conocer el mantenimiento básico de un niño (esto va dirigido especialmente a los hombres, las mujeres ya están aquí). Cómo alimentarlo, bañarlo, cambiar un pañal. Si, cambiar el pañal.
  12. Dominar una etiqueta básica. Cómo comportarte en una mesa, cómo participar de una conversación, cómo interactuar en la oficina, cómo demostrar respeto hacia los demás. No tienes idea lo deficiente que somos en esta área.

Seguramente puedes añadir algo más a la lista. Muy bien. La súper especialización nos aleja cada vez más de lo básico, pero es lo básico lo que nos hace agradable a los demás y lo que nos asegura el bienestar.