Aliens o aliens. ¿Qué otra cosa puede explicar esto?

Un evento extraordinario sin explicación aparente que fue adjudicado a la intervención de alienígenas…para luego ser descalificado como un fraude o porque tenía una explicación más mundana. Hemos visto esto muchas veces.

Sin embargo, a riesgo de tocar ese cliché, vamos a hablar de unos sucesos que aún no tienen una explicación.

A menos que fueran los aliens.

Val Johson

La noche del 26 de agosto de 1979 el sheriff Johson estaba patrullando las oscuras carreteras rurales de Minesota cuando una luz en el camino se le vino encima a gran velocidad, estrellándose contra su carro. El sheriff describió el impacto como haber chocado con una almohada de 100 kg. Johson perdió la conciencia. Cuando la recuperó su carro estaba atravesado en el pavimento y atascado en una zanja al lado del camino, su reloj había perdido 14 minutos.

Pidió ayuda por radio pero, por supuesto, los que acudieron a su llamada no encontraron rastro alguno de ninguna luz, ni restos de ningún objeto.

PRIMERA RESPUESTA AL PEDIDO DE AYUDA DE JOHSON

Lo que hace este caso tan interesante es que “algo” golpeó el carro de Johson dejando indiscutibles huellas físicas, luces dañadas, parabrisas roto, antenas dobladas en la parte superior. Un objeto sólido debió dejar más destrucción en el auto y un objeto orgánico debió dejar sangre. Johson fue atendido por quemaduras alrededor de los ojos, compatibles con intensa luz ultravioleta, como la sufren soldadores cuando no se cubren las caras.

La evidencia está allí. El auto está todavía en un museo.

El incidente Kinross

El 23 de noviembre de 1953 se desplegó un avión de combate, desde la base aérea norteamericana Kinross, para interceptar un contacto de radar que se creyó era un avión soviético.

Felix Moncla y Robert Wilson pilotaban el F89 Scorpion enviado a investigar. La señal de radar que identificaba a los pilotos norteamericanos su unió a la señal foránea, indicando un posible contacto, sobre el Lago Superior, para ambas desvanecerse inmediatamente.

Otros aviones fueron despachados inmediatamente pero nunca se pudo hallar ningún rastro del F89

¿Posibilidad de que cayera al Lago? No cuando tienes un lago completamente congelado debajo de ti. Nunca se halló un agujero en el hielo que indicara el impacto de un avión.

Además como en casi todos los eventos en los que intervienen ovnis y aviones, no hubo ningún tipo de comunicación por radio entre el F89 y la base Kinross que indicaría una falla y un desplome a tierra.

Después de tantas instancias de fraude, o de erradas interpretaciones de fenómenos extraños, estos dos incidentes aún no tienen una explicación satisfactoria.

¿Qué crees? Dicen que las brujas no existen…pero de que vuelan, vuelan.