Kobe, la carne más fina y cara del mundo. ¿Cómo se logra?

Un bistec perfectamente marmolado, suave, tierno, especialmente jugoso, que cuesta unos 300 dólares. Esto es lo que la marca de carne bovina tradicionalmente conocida como Kobe significa.

Inventada en Japón Kobe es una marca registrada de carne producida en la prefectura Hyogo, en el extremo suroeste de la isla principal del archipiélago japonés.

PROVINCIA HYOGO EN ROJO

Su nacimiento

Al principio en Japón no había vacas y fueron los chinos quienes suplieron los primeros ejemplares en el siglo II A.D.

Desde ese momento las vacas fueron usadas como animales de carga, método de transporte, y proveedores de fertilizante. Nadie comía vacas en Japón.

Desde 1653 hasta 1854 Japón mantuvo sus puertas cerradas a todo contacto con el exterior. Este aislamiento de 200 años impidió la mezcla de genes domésticos con cualquier otra variante bovina del mundo, generándose de esta manera una raza japonesa.

En el año 1868 la Restauración Meiji inicia la apertura de Japón y las razas bovinas del mundo tuvieron el chance de conocer a sus primas niponas. Con los cruces así producidos se establecieron cuatro razas de ganado japonés distintivas, la Negra Japonesa, la Marrón Japonesa, la Polled Japonesa y la Japonesa de Cuerno Corto.

La carne Kobe viene de una sub-raza de la Negra Japonesa, la Tajima.

 

Las vacas mimadas de Hyogo

Con todo, el consumo de carne de vaca continuó siendo muy raro hasta la Segunda Guerra Mundial. Con las terribles condiciones de hambre durante la guerra no es de extrañar que los japoneses descubrieran que la vaca servía para algo más.

La carne Kobe alcanzó su prestigio y fama dentro de Japón a partir de la década de los 80s bajo la promoción y protección de la Asociación para el Mercadeo y Distribución de la Carne Kobe.

La Tajima es una raza pequeña de vacas negras que reciben un tratamiento especial durante toda su vida.

Para empezar se dejan engordar durante más tiempo que sus contrapartes de otros lugares del mundo. Son mantenidas bajo techo, se les cepilla la piel con regularidad y en verano, cuando la vaca se siente incómoda por el calor, se les da de beber una cerveza al día. Además son masajeadas frecuentemente con aceite para tonificar la carne y provocar una mejor distribución de grasa.

UNA PORCIÓN DE CARNE KOBE A LA DERECHA COMPARADA CON CARNE NORMAL

Kobe sale al mundo

No fue sino hasta el 2012 que se comenzó a exportar el Kobe, primero a ciertas ciudades de Asia como Hong Kong y Macao, y luego a Singapur, Tailandia, Inglaterra y Estados Unidos.

Su excelente sabor, su suntuosa cualidad ligeramente grasa, y su suavidad, hacen del Kobe una delicadeza que muchos están dispuestos a degustar aunque tengan que pagar 300 dólares por plato.