4-7-8 los número mágicos que te permitirán dormir mejor

Una noche de tranquilo e ininterrumpido sueño. ¿Cuánto vale esto? Su valor es alto porque su oferta es baja.

¿Cuántas personas lo disfrutan de una manera regular? No muchas. Los niños, la mayoría de adolescentes. Pero una vez que te sumas al ritmo frenético del mundo comienzas a tener problemas. La vida de estudios y trabajo es vivida hoy en día bajo una intensidad que quizás no tenga parangón en la historia de la humanidad. El mundo tiene variadas maneras de erosionar nuestra paz, por lo que nos vemos forzados a trabajar activamente para restablecerla.

El sueño es una de las áreas de la vida que más sufre los embates de la percibida urgencia de las actividades del día al día.

A nuestra mente, activada, estimulada y exigida durante todo el transcurso del día, le resulta muy difícil parar cuando llega el momento de dormir y su tendencia es a continuar analizando o preocupándose, impidiendo que nos relajemos lo suficiente para conciliar el sueño.

La siguiente técnica de respiración puede ayudarte efectivamente a desacelerar, relajar y, finalmente, establecer el ritmo de tu mente al mínimo necesario para permitirte dormir.

4-7-8

Nada es más sencillo que esto.

  • Inhala durante 4 segundos.
  • Retén tu respiración durante 7.
  • Exhala durante 8 segundos.

Otros puntos importantes.

  • Mantén tu atención en la respiración, no dejes que la mente divague. Concéntrate en las sensaciones que la respiración provoca.
  • Inhala por la nariz.
  • Exhala lentamente a través de tus labios separados mínimamente.
  • Coloca la punta de tu lengua contra el paladar justo encima de tus dientes.

Vale la pena recalcar de nuevo lo siguiente.

Mantén tu atención en la respiración. La tendencia de tu mente será continuar con lo que ella ha hecho durante el día, no la dejes, enfócate en las sensaciones de la respiración. Por ejemplo, concéntrate en las sensaciones que el paso del aire despierta en tu nariz; o enfócate en cómo tu vientre sube y baja con cada aliento.

Aprovecha el momento de la exhalación para dejar ir; deja que la tensión corporal se deshaga y se disipe con el aire que expulsas; siente cómo tu cuerpo se hace más pesado con cada exhalación.

Los números 4-7-8 no son rígidos, son más bien una proporción, lo que significa que tú los puedes cambiar si tu capacidad pulmonar no da para mantenerlos tal cual. Supón que exhalar durante 8 segundos es demasiado para ti y te encuentras que a los seis ya no tienes más aliento para botar. Haz el ajuste entonces a 3-5-6. Tu exhalación debe ser el doble de tu inhalación y tu retención el valor intermedio.

Esto es lo importante, el ritmo. Eso es lo que la proporción significa.

Recuerda que tu respiración está íntimamente relacionada con tu actividad nerviosa, niveles de estrés, ritmo cardíaco, liberación de hormonas, y otras variables metabólicas. Regulando conscientemente tu respiración te lleva automáticamente a regular todo lo demás.

Tú sabes lo que una buena noche de sueño vale. Prueba esta técnica y duerme feliz.