5 cosas que aprenderás una vez que hayas dado el SÍ (I Parte)

Luego de la boda y la luna de miel (las cuales tuvieron sus propios retos), comienza para los recién casados una curva de aprendizaje. Definitivamente diferente de los hitos iniciales que llevaron al matrimonio. Por cierto, las relaciones están llenas de hitos. Podemos, por ejemplo, nombrar a “la charla”, la primera vez que dices “te amo” y cuando se conocen por primera vez a los padres.

Y no es que seamos psicólogos certificados o terapistas de parejas, ni mucho menos. Pero le preguntamos a jóvenes Millennials qué aprendieron cuando se mudaron con su pareja y qué es lo que desearon haber sabido antes de dar el paso. A continuación, encontrarás sus respuestas en forma de una práctica lista.

1. Aprenderán más el uno del otroAprenderán que las normas familiares definitivamente no son normas para todos. Aunque la convivencia es un contraste multicultural, a veces solo se aprende sobre nuestras diferentes formas de vida, antes de conocernos. Es una forma brillante de vincularse y crecer ¡Tal vez no esperas que pueda ser tan positivo!

2. Aceptarás los hábitos de los demásSí, después de un tiempo, esos hábitos incómodos suceden y aprendes a amarlos. Incluso a los que te desaniman. Las chicas también son asquerosas. Ahora encontrarás montones de pelo largo pegados a la pared de tu ducha y pinzas para el cabello en cada rincón y grieta de tu casa. Por poner solo unos cuantos ejemplos.

3. Se extrañarán más cuando estén separadosPuede que la primera semana que estés lejos de tu pareja después de mudarse juntos sientas la ausencia muy larga y muy extraña. Te acostumbras rápidamente a tener a tu pareja siempre allí.

4. Pero también extrañarás dormir soloA pesar de eso, habrá momentos en los que definitivamente echarás de menos dormir solo (a), especialmente porque es probable que tu pareja y tú necesiten diferentes cantidades de sueño y les guste acostarse en momentos diferentes. Ocasionalmente, te gustaría poder irte a la cama temprano y estirarte solo (a) sabiendo que no habrá interrupciones.

5. Sus diferentes horarios pueden convertirse en un problemaTambién necesitas comprender las necesidades y expectativas de los demás cuando se trata de actividades compartidas y solitarias, ya sea dormir, comer o simplemente divertirse juntos. Las estadías prolongadas antes de mudarse pueden dar una idea de cómo se comportará tu pareja cuando la novedad de mantener las apariencias desaparezca. Puede que no se vea como un gran problema, pero si a tu pareja siempre le gusta quedarse hasta tarde y tiene turnos tempranos, puede que no solo sea la pérdida de sueño lo que le duela, sino también la cama vacía.