“¿Cuánto quieres que te paguemos?” ¡Esta empresa te lo pregunta para contratarte!

¿Cuánto quieres ganar por tu trabajo? ¿Te gustaría tener la opción de elegir? Eso sí. Puedes elegir de acuerdo al siguiente proceso: cada persona elige cuánto les gustaría que les paguen, luego sus colegas votan si creen que valen la pena. El salario de cada empleado se publica en una wiki interna, y se los invita a renegociar su valor dos veces al año. ¿Te gusta la idea? Pues eso es lo que pasa en la empresa de apuestas Smarkets, con sede en Londres.

¿Cómo surgió la idea?Pues Fue hace unos tres años que Jason Trost, el CEO de la empresa, introdujo un sistema para que los empleados pudieran elegir sus propios salarios. La inspiración provino en gran parte de lo que él describe como una búsqueda en toda la compañía de una mayor transparencia. “No es tan genial como parece”, dijo Trost, “Es un proceso loco”, dijo. “Pero funciona”.

¿Cómo se manejan los inconvenientes?Supongamos que alguien solicita un monto sustancialmente más alto que el que ganan sus colegas. “Las personas examinan lo que pides dentro de un tribunal interno”, dijo Trost. “Algunas personas pensarán que es lo correcto, y algunas personas dirán que es demasiado alto o demasiado bajo. Por lo general, dicen que es demasiado alto. Y luego reciben comentarios negativos y positivos”.

Si bien los empleados no pueden vetar por completo el salario de otra persona, pueden intentar bloquearlo. El sistema funciona en gran parte según el consenso social: si no valora cuánto se le está pagando a otra persona, tendrá que confrontarlos directamente.

Después de todo, los empleados hablarán sobre las discrepancias salariales, ya sea que la información sea pública o no. “El salario público lo hace mucho más saludable”, dijo, señalando “el hecho de que sabemos lo que se paga a todos y que no hay tanta desigualdad en cómo se paga a las personas”.

Un ejemploAl principio del despliegue del proceso, un empleado, descontento con un proyecto que le asignaron, duplicó su salario como una cuestión de protesta, dijo Trost. Al final, el empleado descontento se conformó con aproximadamente $ 40,000 menos. Trost describió el incidente como “perturbador y una pérdida de tiempo”.

En su mayoría, sin embargo, este enfoque de “elige tu propio salario” permite una mayor flexibilidad. “Creo que permite que las personas sean humanas”, dijo Trost. “Si alguien necesita comprar una casa y quiere unos miles más … si puede dárselo a la gente, eso es realmente bueno”.

¿Es este el futuro de la negociación salarial?Trost cree que podría ser. “Es importante para la humanidad seguir mejorando estos sistemas sociales”, dijo. “No solo estoy haciendo esto porque creo que es una buena idea: quiero que Smarkets sea una empresa ejemplar”. En cuanto a si recomendaría aplicar el proceso salarial de Smarkets a otras compañías, Trost dijo que todo depende de la compañía.

Para startups más pequeñas y más descuidadas, podría funcionar, mientras que podría ser más difícil para las empresas más grandes y establecidas. “Si la administración tiene el coraje de lidiar con los altibajos, podría valer la pena”, dijo. “Pero podría haber una compensación”.