El amor que venció al cáncer: Esta pareja se casa en el hospital donde se conocieron

¡Cuán lindo es el amor! ¿Cierto? Tal vez no todos estén de acuerdo con esta afirmación por obvias razones. Sin embargo, aunque es cierto que, la vida está llena de altos y bajos en lo relacionado al amor romántico, existen historias sobresalientes que nos arrancan una tierna sonrisa y restituyen nuestra fe en la humanidad y el poderoso sentimiento al que hacemos referencia en estas líneas.

Permítenos relatarte la historia de Joel y Lindsey Alsup, una pareja que se conocieron de niños mientras recibían tratamiento para el cáncer en el Hospital de Investigación Infantil St. Jude y que recientemente se casó en dicho hospital.

Los antecedentes de esta parejaLindsey fue diagnosticada con Leucemia aguda hace 25 años a la edad de 10 años. Joel, a la edad de 7 años, fue diagnosticado con un tumor canceroso y eventualmente perdería su brazo derecho. “Creció lo suficiente como para romper un hueso en mi brazo cerca de mi hombro”, dijo Joel. La pareja desarrolló una amistad a lo largo de su tratamiento en el hospital, pero no pudieron haberse enterado que algún día se convertiría en romance.

“Cuando conocí a este chico, cuando estaba en tratamiento, lo admiraba”, dijo Lindsey a la estación. “Lo admiraba, pensaba que era una persona increíble. Crecimos en nuestra amistad a lo largo de los años”. Varios años después, ambos comenzaron a trabajar en el hospital y Joel se armó de coraje para decirle a Lindsey que sus sentimientos hacia ella eran románticos.

“Finalmente fui lo suficientemente valiente como para decirle que la amaba, no solo que me gustaba. Afortunadamente ella sentía lo mismo”, dijo Joel.

El sitio para la bodaJoel y Lindsey Alsup dijeron que el hospital era el lugar perfecto para su ceremonia el 1 de septiembre, el primer día del Mes Nacional de Concientización sobre el Cáncer Infantil. “Me da escalofríos pensar en ello. Creo que no hay mejor matrimonio entre una ciudad y un lugar que entre Memphis y el Hospital de Investigación Infantil St. Jude”, dijo Joel al WREG. Lindsey y Joel esperan que su historia aliente a otros en su lucha contra el cáncer. “Nunca podría haber imaginado que estaría sentada hoy a su lado como su esposa, teniendo el privilegio de casarme en los terrenos del lugar que salvó nuestras vidas”, dijo Lindsey.

De modo que, es verdad que no todas las historias tienen un final (que comienza) tan feliz, ciertamente son una inspiración para quienes actualmente libran su batalla personal contra tan cruel enfermedad como lo es el cáncer. Por lo pronto, solo nos esta decir:¡Que vivan los novios!