Un secreto culinario sobre el tocino, panceta, tocineta o como lo quieras llamar

¿Te gusta la cocina? Es obvio que a todos nos gusta si de comer se trata. Pero nos referimos más concretamente a si te gusta cocinar. El asunto es que, ciertos consejos prácticos sobre el arte de preparar comidas, hace la diferencia entre un plato bien preparado y una comida inolvidable.

Y, de paso, son los pequeños detalles de cocción los que los maestros culinarios aplican en sus obras maestras para marcar pauta. Hoy queremos compartir contigo un detalle sobre la cocción del tocino que hará que el típico desayuno americano de huevos con tocino y tostadas sea recordado por quienes prueben tu receta.

Aquí queremos hacer cierta salvedad. Cuando hablamos de tocineta nos referimos a la piel, (grasa) o entreverado de carne (de ahí que también se le denomine «tocino entreverado» o «tocino de veta»). Su diferencia con el tocino radica en que éste se refiere a la panceta ahumada mientras que panceta se refiere a su estado natural o crudo.

El secreto del tocinoEl tocino crujiente y su subproducto, la grasa de tocino, son muy buenos, y cuando cocines las tiras de carne de cerdo grasosa, debes asegurarte de maximizar su potencial para ambos. La mejor manera de hacerlo es comenzar a cocinar el tocino en: una sartén fría.

¿Cuál es la razón?Aunque lo ideal es hornear el tocino, a veces solo necesitamos freír algunas tiras, así que precalentar el horno a 375° C es una pérdida de tiempo y energía. Un desgarrador sartén caliente puede ser necesario para obtener una buena corteza en una chuleta o bistec, pero es el enemigo del tocino crujiente. Básicamente, cuando arrojas el tocino en tiras sobre un ambiente muy caliente, se adhiere, se riza y se cocina antes de que la grasa tenga tiempo de deshacerse. Esto significa tocino pegajoso, no crujiente.

De modo que dale a ese tesoro porcino un poco de tiempo para que se convierta en su mejor yo colocándolo en una sartén fría, poniendo el fuego en medio-bajo, y dejando que la grasa se cuele lentamente, dando al tocino suficiente tiempo y mucha grasa en la que crujir.

BonificaciónEste proceso da como resultado, más grasa de tocino sobrante, una grasa de cocción capital si deseas dar toques especiales a sofritos de algunos vegetales, por ejemplo. Más allá del tocino, este sabio consejo se aplica a cualquier carne súper grasosa que quieras crujir, como la panceta. Claro, puede tomar un poco más de tiempo, pero ¿Qué es el tiempo cuando el resultado es muy buen y crujiente tocino?