Noticias…extrañas e interesantes noticias

La rutina del mundo tiene mucho de ilusoria, los eventos del mundo tienden a agrietarla con frecuencia. Esa fachada, hecha con lo mismo de todos los días, no es monolítica ni mucho menos.

Tal vez en algún lugar cerca de ti alguien está haciendo algo en este mismo momento que, en el mejor de los casos, te sorprenderá y, en el peor, te pondrá los pelos de punta.

El 27 de julio, a las 2 de la mañana, la policía de la ciudad japonesa de Sapporo recibió una llamada por interrupción de la paz y la tranquilidad de los vecinos de Residencias Chuo, quienes habían estado sufriendo durante una hora los molestos ruidos de alguien golpeando las paredes de la casa con un objeto.

Cuando los policías llegaron no consiguieron a nadie sospechoso, pero hallaron el cadáver de un pulpo despedazado. Este era, a todas luces, el objeto con el que habían estado golpeando la pared durante una hora sin parar.

¿Quién usa un pulpo para hacer eso? ¿Estaba el pulpo vivo cuando comenzó? ¿Qué estaba pensando ese individuo, cuál era su propósito?

También a finales del mes de julio se llevó a cabo un singular experimento con la ayuda de un pequeño robot llamado Nao.

Un equipo de investigadores alemanes tomó un grupo de 89 voluntarios y les dio la tarea de responder una serie de preguntas que el robot les hacía. Se suponía que de esta manera se mejorarían los algoritmos de aprendizaje del robot.

Sin embargo la verdadera prueba consistía en apagar a Nao al final de la serie de preguntas. En ese momento el robot les rogaba a los voluntarios que no lo apagaran, argumentando que tenía miedo de la oscuridad, o temiendo no poder despertar otra vez.

Sorpresivamente, o no, 30 personas tardaron el doble de tiempo en apagar a Nao que lo que tardaban las personas del grupo de control que no oían ninguna petición de clemencia. 13 personas más se negaron completamente a desconectar a Nao.

¿Sus razones? Compasión, miedo a equivocarse, sorpresa que el robot rogara de esa manera.

El experimento demuestra que nosotros tendemos a empatizar con las computadoras y a tratarlas como personas.

¿Se aprovecharán las IA que quieran acabar con la humanidad de esta actitud nuestra?

El viernes 3 de agosto un grupo de 20 personas en Alemania tenía 2 semanas para intentar romper todos los records de fichas de dominó que pudieran. Para ello se establecieron en un gimnasio vacío en la ciudad de Nidda, con 600.000 fichas de dominó.

Trabajando febrilmente lograron imponer cuatro nuevos records mundiales: la pared más larga, la espiral más larga, el cubo más grande y la reacción en cadena más larga.

Para lograr esta última usaron 596,229 fichas y una vez comenzada tardó 15 minutos en terminar.

Sin embargo cuando intentaban establecer un nuevo record con dominós miniatura una mosca se paró en una ficha e inició la reacción prematuramente. Debido a las condiciones de la prueba el equipo no tuvo más tiempo para intentarlo otra vez.

Todavía andan histéricamente buscando a la mosca.