10 cosas buenas para hacer en tu primer mes en el nuevo trabajo

Después que te dan la gran noticia comienzan los nervios. Ir a la entrevista de trabajo tuvo lo suyo, ¿recuerdas? Cómo me visto, en qué debo hacer hincapié, qué es lo que mi potencial empleador quiere oír, etc.

Ahora viene un set completamente distinto de consideraciones y ansiedades. Cuál es la actitud, qué quiero que vean en mí, cómo debo presentarme con mi futuro jefe, etc.

 

Todo puede ser bastante estresante pero sigue estos sencillos tips y tus probabilidades de causar una adecuada primera impresión en las primeras semanas mejorarán mucho.

  • Construye temprano tu red de contactos dentro de la empresa. Eso envía el mensaje de que estás listo para comenzar a trabajar en equipo y que eres accesible
  • Se amable y positivo, acércate a cada nuevo conocido con una sonrisa y un buen apretón de manos, enseña que estás contento de estar entre ellos pero también se honesto cuando veas lo complicado o difícil que una situación o problema puede ser.
  • Promueve cambios lo más pronto posible. No tienen que ser ambiciosos, de hecho, no conviene que lo sean puesto que probablemente aún no conoces todo lo que está involucrado, pero demuestra iniciativa aunque sea con detalles.
  • Asume con gracia y una sana humildad tus éxitos tempranos. Sin necesidad de jactarse hazle saber a todos que puedes hacer una diferencia.
  • No te vendas como el sabelotodo, no tengas miedo de preguntar el cómo se hacen las cosas en la nueva compañía. Trata de hacer llave con alguien con quién simpatizas.
  • No falsifiques tus conocimientos. Si tratas de no parecer incompetente con demasiada intensidad es casi seguro que terminarás siéndolo.
  • Averigua con la mayor precisión posible cuáles son las expectativas reales que la empresa tiene sobre ti. No te conformes con creer que las sabes.
  • Demuestra organización. Muestra orden y limpieza y enseña que posees un método de trabajo. Tú no quieres que en las primeras de cambio se te pierda el documento que el jefe te entregó.
  • Cada compañía tiene su forma de hacer las cosas. Probablemente no coincida con la tuya pero antes de lanzarte a cambiar todo averigua por qué lo hacen como lo hacen. De esta manera tus propuestas serán adecuadas, entendidas y apreciadas.
  • Mantén los ojos abiertos para descubrir nuevas oportunidades. Tal vez puedas sugerir nuevas herramientas digitales, ahorrar uno o dos pasos en un proceso engorroso, etc. Pon cuidado de no ignorar el organigrama que gobierna tu puesto y haz las propuestas siguiendo la línea de mando.