A falta de barcos…buenas son calabazas

Hay que buscar nuevas formas para divertirse. Si la vida está saliendo bien y, por gracia de Dios, estamos cómodos y tranquilos tenemos que celebrarlo de alguna manera.

Si, por el contrario, la vida es un poco incómoda y tenemos algunos problemas, buscamos la forma de descargar un poco de estrés y distraer la mente.

De cualquier modo hay que buscar nuevas formas para divertirse.

Y en eso nadie nos gana. Somos muy buenos inventado entretenimiento.

Lohmar

Es una pequeña ciudad de 30.000 habitantes en la región central occidental del Rhein, Alemania, en donde una vez estuvo paseando por ahí Napoleón.

En Lohmar hay un lago de nombre Krewelshoferg, un lugar turístico lleno de parques y rutas escénicas para disfrutar a pie o en bicicleta.

Image result for Krewelshof Berg lake

En este lago, todos los octubres, desde hace 3 años, se celebra una carrera inusual de…

Calabazas

La idea es remar una calabaza una distancia de 35 metros, aunque ésta es sólo una de las categorías. No parece mucho pero cuando se considera que el navegante no puede ir montado encima de la calabaza, usándola como elemento de flotación no convencional, sino que tiene que estar dentro de ella, entonces la cosa se vuelve un poco más complicada.

A tal efecto, y para poder garantizar cierta probabilidad de supervivencia, las calabazas tienen que cumplir con ciertas normas.

Por ejemplo, tienen que pesar 250 kg, o ser más pesadas si el navegante es grande y gordo. O gorda.

Se compite en seis categorías y los premios hacen que valga la pena el esfuerzo.

Los ganadores reciben una recompensa monetaria de 200 euros. Pero si la calabaza es de tu propiedad entonces el premio es de 300 euros.

No está mal para una humilde y sabrosa calabaza.

Image result for Krewelshof Berg lake

Related image

Related image

Related image