Los monstruos primates de Bili

Un rastreador, trabajando para Cleve Hicks en la República Democrática del Congo en 2004, le reportó un día sobre un lugar donde había escuchado extraños gritos que se repitieron durante largas jornadas.

Cuando Cleve fue a investigar encontraron a unos chimpancés comiéndose a un leopardo. Este hecho estaba fuera de todos los libros escritos sobre los chimpancés, quienes no se acercan a un felino ni por casualidad, prefiriendo refugiarse en los árboles al menor asomo de uno de ellos.

Además estos chimpancés eran también inusuales en muchos aspectos.

Los chimpancés de Bili

Los lugareños de Bili, un pequeño pueblo que le da el nombre a la región, a la selva y a los primates, cuentan historias de chimpancés que comen leones.

En el hallazgo de Cleve no había evidencia de que fueran los chimpancés los que habían matado al leopardo, y hasta ahora no se ha visto ninguna actividad entre ellos que indique a la cacería de gatos como algo que practiquen regularmente.

Lo que sí es cierto es que estos chimpancés no son comunes. Enormes en masa corporal, comparado con los promedios, llegan a medir 1.5 metros de alto, igual a muchos gorilas. La mayor parte del tiempo caminan en dos patas y sus huellas son más grandes que las de los gorilas, sus cráneos son también de mayor tamaño que la mayoría de los chimpancés comunes.

EL HOMBRE A LA IZQUIERDA MIDE 1,8 METROS DE ALTO

Algunos aspectos de su conducta se parece más a la de los gorilas, anidan en el suelo como ellos, a pesar de la presencia en la selva Bili de grandes gatos y otros animales, como búfalos y elefantes, que siempre representan un peligro para alguien durmiendo abajo. Su dieta es toda chimpancé sin embargo.

Fueron descritos por primera vez tan sólo en 1996.

Origen

Hasta ahora no hay un estudio definitivo sobre ellos. Hay tres posibilidades, es una nueva especie, son una subespecie de chimpancé, o son un cruce entre gorilas y chimpancés (si es que puede darse algo así).

Lo que sí está claro es son un grupo que muestra una cultura chimpancé no vista hasta ahora en ningún lugar del mundo.

A pesar de su tamaño no hay historias de agresión contra humanos pero se muestran sin miedo ante la presencia de locales e investigadores a quienes rodean tan pronto los ven mostrando una intensa curiosidad.

Amenazas

Su principal peligro son los cazadores furtivos con la consecuente pérdida de los huérfanos. Además en el año 2007 se inició una invasión de mineros buscando y explotando las vetas de oro dentro de la selva.

Los chimpancés de Bili, o el Misterio de los Chimpancés de Bondo, es un caso fascinante que podría darnos claves sobre nuestra evolución.