¿Quieres ir a Tailandia de vacaciones? ¡No vayas a Koh Tao!

Koh Tao es una isla, su nombre significa la isla tortuga, nombre inspirado quizás por la forma redondeada con un domo de vegetación que la cubre completamente o por ser lugar de desove favorito de tortugas marinas.

Pero también es conocida como la “isla de la muerte”.

Desde el 2014, han desparecido o muerto, 8 turistas, en circunstancias más que sospechosas.

Turismo paradisíaco

La isla de Koh Tao se hizo salvajemente popular en la década de los 90 como un lugar de playas prístinas, arrecifes y buceo recreativo, que atraía intensamente a turistas jóvenes de sandalias y mochila a la espalda.

Muchos  regresaban periódicamente y algunos se quedaron a vivir en un paraíso que, sin saberlo, tenía una serpiente escondida.

¿Qué salió mal?

Extraños crímenes y desapariciones, unas autoridades sin intenciones honestas de investigar para hallar la verdad, rumores de amenazas, una población nativa que se niega a hablar de ciertos tópicos pero que afirman, anónimamente, que su paraíso es sólo apariencia.

Siniestros casos

El día de año nuevo, 2014, se encontró flotando en el mar el cuerpo de un turista inglés de nombre Nick Pearson, de 25 años. El informe oficial dice que el hombre cayó desde un acantilado y se ahogó, pero su familia afirma que nunca se investigó en serio ni siquiera para localizar un solo testigo.

Luego en septiembre de ese mismo año sucedió el hecho que catapultó a Koh Tao a la infamia. Dos turistas que se conocieron en la isla, David Miller, 24, y Hannah Witheridge, 23, fueron atacados en la noche y asesinados con una hoz. Hannah fue violada.

La policía capturó a dos birmanos que fueron acusados y condenados a muerte a pesar de que ellos afirmaban su inocencia alegando que sus testimonios y confesiones fueron arrancados bajo tortura.

Pero Sean McAnna, amigo de David, que no cree en la culpabilidad de los birmanos, como tampoco lo hace la opinión general, hizo suya una campaña personal de denuncia sobre el pobre desempeño de la policía.

Pocos días después Sean fue abordado por dos tailandeses que lo amenazaron con matarlo haciendo que pareciera un suicidio. Esto lo obligó esconderse en la selva hasta que pudo huir de la isla.

No fueron los únicos

2015: Dimitri Povse, 29, francés, fue encontrado colgando con las manos atadas. Causa oficial: suicidio.

2015: Christina Annesley, 23, inglesa, supuestamente murió por reacción a una mezcla de medicinas y antibióticos. No se realizó examen forense toxicológico.

2017: Valentina Novozhyonova, 23, rusa, se desvaneció de su hotel dejando todas sus  pertenencias. Su cuerpo nunca fue hallado.

2017: Elise Dallemagne, 30, belga, desapareció después de un incendio en su cuarto de hotel. Fue hallada una semana después también colgando de una rama. Reporte oficial: suicidio.

2018: Bernd Grotsch, alemán, fue hallado muerto en su casa. Causa oficial: ataque de corazón o mordida de serpiente. Su familia no acepta ese reporte.

¿Qué está sucediendo en Koh Tao?

De acuerdo a fuentes locales, que siempre piden ser anónimas, se trata de mafias familiares, traficantes y contrabandistas, prostitución y juego, que mantienen a la población nativa bajo un reino de terror y que manejan a las autoridades para su propia protección.