APRENDAN NIÑOS: 8 de las luchas de la vieja escuela (I Parte)

Hay algo que viene con el ir madurando. Las luchas que se van teniendo a lo largo de la existencia, forman el carácter y dejan una impresión duradera. Esas vivencias son las que enorgullecen a quien las tuvo, porque le da cierto aire de trascendencia.

Es por eso que, en esta serie de artículos, le enseñaremos a los pequeños de la Generación Z, o mejor conocidos como Centennials, como era la realidad de muchas de las tareas que ellos dan por sentado antes de que ellos nacieran. Y por qué, debido a esto, a veces cuesta entender las razones de algunas de sus quejas. ¡Disfruten esta primera entrega “niñitos”!

Escribir en pizarras con tizaEscribir caligrafías en la pizarra (tipo: “No hablaré ni molestaré clase”) es un castigo del pasado.

Quedarse sin discos en blancoEn el pasado, una “nube” era solo algo en el cielo, y necesitábamos un alijo de disquetes para guardar nuestros archivos. Las cosas mejoraron cuando empezamos a grabar CD, pero solo un poco.

Ser incapaz de leer la escritura a mano de alguienLas fuentes han reemplazado a la caligrafía en la era digital. Ya que leemos la mayoría de las cosas como texto en una pantalla, ya no tenemos que pasar minutos interminables tratando de descifrar una nota importante. (¿Es eso una “A” o una “O?”)

No tener un microondasCalentar las sobras a la antigua usanza en la estufa porque tus padres no tenían uno de esos nuevos microondas.

Parados en la fila para boletosEs cierto, comprar entradas para un concierto aún no es un día de campo, pero al menos ahora los jóvenes pueden descubrir si la gira está agotada desde la comodidad de su computadora, en lugar de tener la mala nueva después de acampar en una larga fila por dos días.

Esperar que una tienda abraYa sea a las 3 AM o la mitad de una tormenta de nieve, estamos viviendo en un momento en que puedes comprar lo que quieras cuando quieras. Las tiendas físicas pueden cerrar por la noche, pero las compras en línea son 24/7.

No encontrar tu talla de ropa específicaSiempre fue desalentador encontrar el atuendo perfecto durante un viaje de compras, solo para descubrir que no tenían de tu talla. Hoy en día, la mayoría de los principales minoristas pueden pedir lo que necesita en línea o subirse a la cuenta online para verificar el inventario de las tiendas cercanas.

Tener que compartir la computadora familiarÉrase una vez, la computadora de la familia era una máquina que tenía una casa en un escritorio en una sala común de la casa. Ahora, una computadora portátil es un elemento básico en la lista de útiles escolares de todos los estudiantes.