Probando creencias ¿Puede el café realmente ponerte sobrio?

¿Te suena familiar? Saliste un viernes en la noche y te tomaste unas copas. Te sientes un poco ebrio, y te preguntas si una taza de café podrá ayudarte al día siguiente. Pues, aquí está la verdad: mientras que una taza de café o un trago de café expreso puede ayudar a animarte, no te ayudará a estar sobrio. De hecho, en algunas situaciones, la combinación de cafeína y alcohol podría ser potencialmente dañina.

“Lo llamo la ‘tormenta perfecta'”, dijo la doctora Mary Claire O’Brien, decana asociada de educación en salud de la Escuela de Medicina Wake Forest, que ha investigado las interacciones entre la cafeína y el alcohol, incluidos sus efectos sobre el riesgo de lesiones.

Hablemos de alcohol y la cafeínaEl Dr. Robert Swift, director asociado del Centro de Estudios de Alcohol y Adiciones de Brown University, está de acuerdo en el hecho de que la cafeína es un estimulante, por lo que ingerir café puede ponerte más alerta y posiblemente mejorar tu rendimiento en cierta medida. Específicamente, la cafeína interfiere con la acción de un químico conocido como adenosina. “La adenosina tiende a ser sedante (…) y una de las señales de quedarse dormido es que la adenosina se acumula en el cerebro”, dijo Swift. Al bloquear la acción de la adenosina, la cafeína tiene la capacidad de hacer que te sientas menos cansado.

Ahora bien, aunque el consumo de cafeína puede hacer que te sientas menos somnoliento al beber alcohol, no acelerará el metabolismo del alcohol ni mejorará sus efectos. Mezclar los dos es también una práctica que las Directrices Dietéticas de los EE. UU. no recomiendan. Una de las principales preocupaciones al buscar café o cualquier otra fuente de cafeína en un esfuerzo por sentirse despierto después de unas cuantas bebidas. Pero, al sentirse menos cansado, puedes pensar que estás menos ebrio de lo que realmente estás.

El cuidado que se debe tener“Alguien puede pensar: ‘Puedo conducir ahora’… ven que un auto se detiene repentinamente, y tienen que poner el pie en el freno rápidamente, pero el tiempo de reacción podría ser lento”, dijo Swift. “Lo que sientes está [vinculado a] una parte diferente de tu cerebro que es el sistema motor que controla el tiempo de reacción”.

“La concentración de alcohol en la sangre no se revertirá con la cafeína”, agregó Swift. Eso significa que las personas se sienten menos cansadas por el alcohol cuando toman café, “pero no están menos perjudicadas”, explicó Swift.
En un estudio que involucró a cerca de 130 bebedores adultos, el alcohol afectó negativamente el tiempo de reacción y provocó más choques durante una prueba de manejo simulada, pero beber cerveza con cafeína no mejoró la capacidad de conducción de las personas.

De acuerdo con Swift, además del hecho de que consumir cafeína mientras bebe no lo hará más agudo al volante, tampoco existe evidencia de que consumir cafeína mientras bebe mejore su juicio en situaciones sociales.

Además, al hacer que se sienta menos cansado o sedado, es posible que se sienta inclinado a consumir más alcohol de lo que de otra manera lo haría. “Si tomas cafeína con tu alcohol, la gente bebe más”, dijo Swift. “La señal usual donde la gente diría ‘Ya he tenido suficiente’ ya no está allí”.

¿La recomendación final? Descansa lo suficiente como para que metabolices el alcohol sobrante en tu sistema. ¿Y el café? Pues disfrútalo en el momento apropiado, sin pensar que es la panacea a tus excesos.