3 maneras más en las que estás matando tu auto (II Parte)

Estos consejos no solo te ayudarán a mantener el valor de su vehículo, sino que también pueden ahorrarte dinero en el taller mecánico, mantener tu vehículo seguro y evitar que se quede varado a un lado de la carretera. Hay muchas maneras de matar tu auto. La mayoría de ellas implica hacer (o dejar) que las partes mecánicas fallen o hacer cosas que disminuyan su valor de reventa.

Lo estamos comentando en la forma más clara y sencilla que podemos. Continúa leyendo para ver algunas de las formas en que podrías estar destruyendo tu automóvil.

1) Ignorar las luces de advertenciaLas luces de advertencia en tu tablero no son meras decoraciones. Cada una significa algo, y ninguna de ellas debe ser ignorada. Si bien una luz de verificación del motor podría indicar algo tan trivial como un tapón de gasolina suelto, un sistema de monitoreo de presión de los frenos o llantas podría significar un problema de seguridad significativo.

El mejor consejo: revísalo lo antes posible para evitar que un pequeño problema se convierta en un gran problema. Hagas lo que hagas, no “resuelves” el problema colocando un trozo de cinta aislante sobre la luz para cubrirlo.

2) Caer en bachesA veces, golpear un bache es inevitable, pero si puedes evitarlo, bueno, deberías hacerlo. Los baches no solo pueden dañar tus llantas, sino que también pueden doblar tus ruedas, desalinear tu automóvil y romper los componentes de la suspensión. Los baches causan millones de dólares en daños a vehículos cada año.

Si puedes evitar rutas que se parecen a la superficie de la luna, deberías hacerlo. Si son inevitables, disminuye la velocidad antes de llegar al cráter y deja que cada rueda caiga en el orificio y salga suavemente.

3) No cambiar regularmente el aceiteLos motores pueden ir más tiempo entre los cambios de aceite que antes, pero eso no es excusa para no cambiar regularmente el aceite. Cuando se enciende la luz recordatoria de mantenimiento de tu automóvil, o si ha alcanzado el intervalo que se indica en el manual del propietario, es el momento de hacerlo.

Si no cambias el aceite y el filtro de aceite, todo el motor corre el riesgo de sufrir daños costosos. Cambiarlo regularmente también ayuda a garantizar que se encuentre en el nivel adecuado. Un técnico experto también puede identificar otros problemas con tu motor si, al observar el aceite encuentra rastros de metal o agua.