¡Ay no! ¡Se manchó mi camisa favorita! 3 recomendaciones que te van a sorprender

¿Te ha pasado alguna vez? Estás comiendo un rico hot dog y ¡suaaas! Echamos salsa a nuestra ropa. ¿Y qué hay de que se te manche de tinta proveniente de tu pluma o bolígrafo favorito? ¡Uussff! ¡Qué problema! Y es tu camisa nueva. ¿Y cuándo lavas tu ropa? ¿Siempre se te olvida que parte de tu tendedero esta oxidado? ¡Qué horrible! ¡Dañé mi abrigo favorito con el óxido!

Pues, resolvamos esas terribles pesadillas, porque, si hay manera de rescata tus prendas de vestir favoritas de esas horribles machas. Existen ciertos componentes químicos que están al alcance de nuestras manos y no son difíciles de conseguir y mucho menos costosos. ¡Te sorprenderás!

¿Cómo sacamos la mancha de salsa?, Con agua. Sí, escuchó bien, con agua. El proceso es poner la prenda extendida justamente donde está la mancha y echarle agua a punto de ebullición. Verá como desaparece eliminando gran parte de la macha porque se concentra en las fibras de dicha prenda. En el caso de ser prendas de color blanco lo mejor es usar agua oxigenada sin hervir.¿Será difícil sacar la mancha de tinta? Fíjate bien, debes hacer una inversión que podrás utilizar para la mancha, pero también para el cabello, ¿De qué estamos hablando? De laca para el cabello, sí, es verdad, solamente deberás poner una toalla debajo de la mancha, seguidamente, satura de laca toda la mancha de tinta, luego tomamos un paño humedecido con laca y frotamos hasta que desaparezca. Después lavamos como lo hacemos habitualmente.

¡Ese condenado tendedero! Te oxidó el abrigo, pero te explicamos qué debes hacer si esto te sucede. Ve al supermercado más cercano y compra limones, así es, solo debes tomar zumo de limón con sal en proporciones similares para que se forme una pasta y aplicarla sobre la macha de óxido y ¡Voila! Desaparece la mancha.

La rutina y cuidado de nuestra ropa no es muy placentera, pero debemos tener presente que, al lavar la ropa debemos apartar las prendas de lavado en seco, las prendas delicadas y las de lavado en agua fría. Agrupar las toallas y la ropa blanca, separar la blanca de la de color. Al guardar nuestra ropa debemos abrochar los botones, cerrar las cremalleras y vaciar los bolsillos. Si son vestidos de fiesta, abrigos que casi no usamos lo mejor es protegerlos en bolsas, así lo encontraras en excelentes condiciones para la próxima fiesta.