Ganadores del Premio Darwin

“Honrando el espíritu de Charles Darwin, el premio Darwin conmemora individuos que protegen nuestra base genética eliminándose a sí mismos de una manera extraordinariamente idiota, mejorando así nuestros chances de supervivencia a largo plazo”.

Zaim Kosnan

El 28 de enero del 2018 Zaim de Selangor, en Malasia, vio una pitón reticuladda de 4 metros a la orilla del camino. Zaim pensó que podía ganar algún dinero con la serpiente y decidió atraparla con un vara.

Lo logró y acto seguido decidió llevársela…en una motocicleta. Zaim felizmente dejó que la pitón se el enrrollara en el cuerpo mientras sostenía en alto la cabeza de la pitón mientras manejaba su moto. Los vecinos lo consiguieron al día siguiene estrangulado por la serpiente a la que tuvieron que matar para sacar el cuerpo.

Anthony G.

Iba camino a la casa de su padre a palear la nieve del garaje en New Jersey, USA, cuando se consiguió con la carretera bloqueada con avisos de advertencia de caables de alta tensión en el pavimento.

Anthony no le hizo caso a los bloqueos y continuó manejando a trevés de ellos. Cuando los bomberos llegaron al sitio consiguieron al auto completamente envuelto en llamas. Anthony murió en el sitio.

Este premio Darwin es especialmente adecuado porque Anthony era un electricista.

Daniel Dukes

6 de julio 1999 en Florida, USA. Un vagabundo y fumador de marijuana llamado Daniel se las arregló para burlar la seguridad del parque SeaWorld en Orlando a las 10 de la noche y tirarse a la piscina de la ballena asesina más grande en cautiverio para ese entonces, un animal de casi 7 metros y 5 toneladas llamada Tillikum.

Daniel fue encontrado, en aguas a 12 Co, desnudo y muerto sobre la espalda de la ballena a las 7 de la mañana sin señales de haber sido mordido o golpeado.

¿Es alguien que se tira a nadar con ballenas asesinas merecedor de un Darwin? Apuesta a que sí.

Suresh y Prakesh

2 de enero 1996, India. Estos hombres, devotos de la diosa Durga, decidieron mientras bebían, que debían ser innovadores en la forma de adorar a la diosa pensando que una buena forma de honrarla sería colocar unas guirnaldas en el cuello de un tigre.

Ok. El alcohol los ayudó grandemente en ir del dicho al hecho. Fueron al zoo, saltaron la cerca y el pozo que circundaba el ambiente del tigre de bengala llamado Shiva.

Al gato no le gustó la intromisión y atacó sin tardanza a Suresh que se acercaba con una bella guirnalda en las manos. Prakesh se enojó todo por la grosería del tigre y comenzó a patearlo en la cara.

Shiva dejó a Suresh todo masticado y pasó a destrozar a Prakesh a quién casi le cercenó la cabeza. Suresh sobrevivió.