El misterio de las 13 torres de Chankillo

Las antiguas pueblos y culturas americanas florecieron tardíamente si se comparan con las naciones e imperios del medio oriente y de Asia pero no estaban detrás de ellas en complejidad y desarrollo de su arquitectura, religión y comercio.

El diseño y construcciones de los Mayas, su complejo calendario y avanzada astronomía, su religión y misticismo; la grandeza de los Aztecas, su organización civil, el poder de sus ejércitos; el dominio de su hábitat de la cultura Pueblo y su religión universal; la confederación de naciones y delineada religión de los pueblos norteamericanos; el poder y la expansión Inca, su dominio del poder de la cordillera, su amplia y eficiente red de comunicación vial.

En los alrededores del año 1.000 D.C. América desplegaba ciudades más grandes y con más población que muchas de las icónicas ciudades europeas.

Chankillo

A unos 6 km de la costa noroeste de Perú, en uno de los márgenes del río Casma, se encuentra una misteriosa y elegante construcción precolombina que se extiende sobre el lomo de una larga colina como las espinas en el lomo de un reptil.

Son 13 torres, con alturas variables entre 2 y 6 metros, más un templo y una plaza, todo construido en piedra con claros propósitos rituales.

Las torres corren de norte a sur junto con un sistema de túneles para su acceso.

Observatorio

Según el director del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, Iván Ghezzi, las torres constituyen un observatorio solar cuya función era marcar diferentes días importantes del año.

Los solsticios, equinoccios, y otras fechas eran señaladas por las diferentes torres a lo largo de todo un ciclo solar anual.

El 21 de diciembre, solsticio de verano en el hemisferio sur, el sol sale coincidiendo con la posición de la primera torre, a la extrema derecha del conjunto si nos paramos encarando el este.

Con el transcurso de los meses el sol va marcando la posición de las otras torres, moviéndose hacia el norte, señalando días que eran importantes para la cultura que construyó Chankillo.

El viaje solar terminaba en el solsticio de invierno, 21 de junio, que era marcado por la última torre a la izquierda para comenzar de nuevo el ciclo en dirección inversa.

Todo esto fue diseñado y construido unos 200 años A.C. Todavía hoy es posible saber en qué día del año estamos usando este observatorio.

Los constructores

No se sabe quiénes lo construyeron. Es una cultura sin ninguna relación conocida con otros pueblos preincaicos de la zona.

Chankillo representa un conocimiento práctico que pudo ser usado para regular actividades como la agricultura y el comercio, pero es evidente que también tenía un propósito religioso de adoración al Sol.