En Laponia el Círculo Ártico no es problema para encontrar comida

En Laponia, en el extremo norte de Finlandia, tienes dos opciones para comer, o vas al mercado o cazas tu comida, y aunque esto no es diferente a otros lugares en el mundo, en Laponia la gente prefiere lo segundo.

Porque en el mercado no se consigue lengua de alce, por ejemplo, y las bayas son carísimas. Así que, en esta tierra ártica, donde el sol de medianoche brilla durante todos los meses del verano y en otoño se pone tan sólo por algunas horas, sus pobladores gastan gran parte de su tiempo cazando y recolectando comida para el invierno.

Los cazadores

Lapin Keittiömestarit r.y. es el impronunciable nombre de una organización que reúne unos 50 chefs empeñados en mantener la cocina finlandesa, reuniéndose todos los años para organizar cazas con perros, GPS y vehículos todo terreno, compartir datos y recetas, reunir comida y conservarla.

La caza está bien regulada en Finlandia y los chefs reciben permisos limitados para matar animales lo que no impide que ellos tomen hasta un mes de su tiempo en cacerías.

Una vez cazada una presa, debe ser llevada a un veterinario para su aprobación antes de ser usada en restaurantes.

Un alce u oso puede proveer hasta 1.000 sabrosas raciones.

Los recolectores

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Durante toda la temporada los chefs pasan horas de cada día buscando y recolectando bayas y hongos en las frígidas forestas finlandesas. En este caso la tecnología no tiene tanto peso como el la caza. La recolección se basa más en el conocimiento de la tierra y de los lugares donde es probable conseguir los frutos.

Los recolectores saben diferenciar muy bien los hongos comestibles de los venenosos, incluso pueden decir de inmediato si algún hongo en particular está comido de gusanos.

Con hongos y bayas hacen conservas que tradicionalmente se conservaban afuera de las casas en el refrigerador natural del aire ártico. Aun hoy en día, con un refrigerador en cada casa, hay todavía áreas afuera de los hogares destinadas a conservar papas.

Los ganaderos

En Finlandia hay haciendas, o su equivalente, que se ocupan de mantener rebaños de renos. Éstos son sacrificados en octubre con tiempo para llenar los refrigeradores que mantendrán los hogares y restaurantes proveídos de carne.

Los renos son la forma de vida de muchos granjeros que sienten que la caza y el rebaño son la forma correcta de aprovisionar carne para ellos y sus familias.

En Laponia se siente raro comprar carne en el supermercado, es un pueblo acostumbrado a vivir de la tierra. Lo han hecho por generaciones y las facilidades de la vida moderna no los han convencido de cambiar el método.