La magia de los colores imposibles

El ojo humano es una magnífica herramienta de visión, una de las mejores en el reino animal, pero hay frecuencias de luz que no podemos percibir como por ejemplo el ultravioleta o el infrarrojo.

Dentro de estas limitaciones está el percibir ciertos colores.

Los conos son la foto receptores encargados de reaccionar a los colores y se dividen en tres tipos dependiendo de la frecuencia a la que responden mejor, los “rojos”, los “azules “y los “verdes”.

El hecho de que podamos ver muchos más colores se debe a que hay un solapamiento entre las longitudes de onda de la luz sobre los conos. Es por eso por lo que podemos ver el blanco, por ejemplo, producido por la suma de todas las frecuencias lumínicas a las que somos sensibles.

Colores imposibles

Sin embargo, hay colores que no podemos ver porque los conos funcionan dentro de un principio de opuestos. Los conos azules no son sensibles al amarillo, ni los rojos al verde. Esos solapamientos pasan desapercibidos.

Todos sabemos lo que produce la combinación de colores y su casi infinita variedad. Se dice que el ojo humano puede captar millones de gradaciones de color. La gama es enorme aun si no creemos esta última afirmación.

Pero nosotros no podemos ver un azul amarillento. Si combinamos azul y amarillo tendremos verde, con todos sus matices, pero nunca veremos un azul amarillento o un amarillo azulado. De igual manera no podemos ver un rojo verdoso, o un verde rojizo.

Quimeras

Otra categoría de colores imposibles son los quiméricos, colores que se perciben no por recepción de luz sino por corto circuitos fisiológicos. Cuando miramos intensamente a un color por largo rato, hasta que el ojo se fatiga, y luego miramos otro diferente produciendo una imagen remanente que es “vista“ por el cerebro.

Pueden ser:

  • Auto luminiscentes, los colores parecen que tienen luz propia. Mira intensamente el color verde y luego mira al blanco, se produce el rojo auto luminiscente.
  • Los colores estigios se dan sobre fondo negro, mira intensamente a un amarillo intenso y luego mira al negro, percibirás el azul estigio. Los estigios necesitan el negro porque hay neuronas que sólo se activan en la oscuridad.
  • Hiperbólicos, son colores que se producen por supe saturación mirando un color intenso y luego miras su complementario. Mira fijamente algo magenta y luego algo verde vas a percibir un verde hiperbólico.

Como ves todos estos colores quiméricos no están “afuera”, se producen engañando al cerebro para que combine colores sin una correspondiente emisión del espectro.

Si quieres ser invisible sólo tienes que vestirte de un color imposible. Quizás hay formas de vida que no vemos precisamente por eso.