¿Deseas ser inmortal? Entonces disfruta de un melocotón

Cuenta una leyenda china, que la diosa Reina Madre, cultivaba en su jardín melocotones, pero, cada 3000 años brotaban unos que otorgaban la cualidad de vivir para siempre a quien lo consumiera. En la Calanda, en el Bajo Aragón de la provincia de Teruel, se produce el mejor melocotón del mundo por ser voluminoso, carnoso y por su sabor con dulzura. Y es que al consumir esta exótica fruta perderemos peso, mejorará nuestra piel y combatirá el cáncer.

En España, se cultiva esta maravillosa fruta en casi todo el país. Según la asociación Agraria de Jóvenes Agricultores, cada año se producen entre 20 a 25 millones de kilos, y está muy bien considerada fuera de esta frontera. Alemania, Reino Unido, Italia, Suiza y Francia, suponen los principales destinos comerciales para este sano producto dentro de Europa, y cada vez más se extiende en el mercado árabe y asiático.

¿Por qué se les asocia con la inmortalidad?

Los melocotones frescos son bajo en calorías ya que, su composición es 86% de agua, motivo por el cual se le utiliza en procesos de adelgazamiento. Además, aportan numerosas vitaminas, como la A y la C que aportan beneficios para la vista, piel y nuestros dientes, así como la vitamina B, que facilita la digestión. Proporciona a nuestro organismo potasio, fosforo y calcio. Adicionalmente proporciona una buena concentración de hierro, por lo que es recomendable para la anemia

La Universidad de Texas, confirma que los melocotones al igual que otras frutas con huesos de semilla como las ciruelas y las nectarinas, ayuda a combatir formaciones radicales que pudieran producir el cáncer, además se puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y controla la diabetes, ¡que maravillosa fruta!

¿Y qué hay del durazno?

Pues, ¿no es el mismo? La respuesta es no. Los melocotones tienen la forma redonda y su piel es aterciopelada de color amarillo a anaranjado. Por dentro es anaranjado y su sabor es ligeramente asido, las nectarinas son producto de una mutación entre el melocotón y el durazno. Su diferencia está en la piel de la misma es lisa, sin pelusa y de color más intenso, el sabor del durazno es distinto al melocotón, su pulpa es blanca, amarilla o roja y es recomendable comprarlo maduro y consumirlo pronto ya que, se pasa fácilmente.

¿Cuándo está el melocotón listo para consumo? Bueno, eso depende, en gran medida, de la persona a quien se pregunte. A una persona pudiera gustarle el melocotón duro; otra lo preferiría blando y pulposo. Y ninguna de las dos personas puede entender cómo a la otra puede gustarle comer el melocotón así. Lo que sí sabemos es el melocotón que es extraordinariamente rico.