La casa del árbol de sus sueños: este niño la recibe gracias a voluntarios

¿Sabes lo que puede lograr un gesto de bondad o amabilidad? Muchos han logrado descubrir lo cierta que ha resultado ser una máxima bíblica: “Hay más felicidad en dar que en recibir”. Este fue el caso para Jamie Ward, fundadora del equipo “Dream of Jamie”. Ella ayudó, junto a un buen grupo de voluntarios a cumplir el sueño de Lorenzo Andrade-Cruz, de 8 años que vive en Carolina del Norte, pero que carga a cuestas con el diagnóstico de una enfermedad terminal.

La realidad de Lorenzo

El joven Lorenzo sufre de ALD (Adrenoleucodistrofia), una enfermedad que, según la Clínica Mayo, es una afección hereditaria que daña la membrana que aísla las células nerviosas del cerebro. Podemos decir que la expectativa de vida de nuestro joven amigo está muy reducida bajo esas condiciones. Sin embargo, gracias al esfuerzo conjunto de Jamie, su organización sin fines de lucro en Pennsylvania y la ayuda de la comunidad local, Lorenzo recibió la casa del árbol de sus sueños que superó las expectativas.

Jamie Ward, escuchó sobre Lorenzo de una enfermera y, que de paso, él ya había perdido a dos de sus hermanos por ALD. Eso le rompió el corazón, así que cuando se enteró que a Lorenzo le encantaría tener una casa en el árbol, decidió hacer algo al respecto. Aunque Lorenzo y su familia viven en Carolina del Norte, Ward dijo que se puso en contacto con su madre e hizo movimientos a través de las fronteras estatales para poner en práctica su plan a principios de agosto.

Reacción al proyecto

Cuando Lorenzo entró por primera vez en su nueva casa azul en el árbol, la encontró adornada con un increíble tema de Spider-Man, equipada con una litera, escritorio, mesa y sillas, iPads, X-Box y más. «Lorenzo fue tan dulce que dijo: ‘No podré caminar ni hablar, pero me encantaría una casa en el árbol’, así que él sabe lo que le va a pasar y me hizo pedazos», recordó Ward.

Ella organizó voluntarios junto con su «Dream Team», empresas locales, el Departamento de Bomberos de Durham y un hombre de Pittsboro, Steve Smith. «Smith llamó para ofrecerse como voluntario porque también tenía un hijo que falleció», dijo, y agregó que con los antecedentes de carpintería de Smith, fue convertido en el líder del proyecto.

El nuevo espacio para que Lorenzo juegue fue cuidadosamente diseñado para acomodarlo, a pesar de que aún no ha experimentado síntomas importantes de ALD. Los voluntarios hicieron una rampa que conecta el camino de entrada a la puerta principal para el nuevo espacio de Lorenzo.

Todos ayudaron

Ward también involucró a empresas locales como Nelsonson’s Treehouse and Supply, quien dijo que «me contactó y envió a alguien para que me ayudara a diseñar y envió todos los materiales de la casa del árbol que necesitaba». Ward fue sorprendido por la comunidad de Carolina del Norte, quien saltó para ayudar con el deseo de Lorenzo. En menos de un mes, dijo Ward, Smith «llamó y me envió todas estas fotos y dijo que casi habían terminado».

«Me hace sentir muy bien poder hacer esto por [Lorenzo] y ver a la comunidad venir a ayudar. Incluso tuvimos veteranos en Fort Bragg que vinieron estando a tres horas de camino en auto para ayudar, fue increíble», dijo.

Ward, cuyo propio hijo tiene cáncer por tercera vez, dijo que su organización sin fines de lucro «siempre está buscando voluntarios y donaciones en todo el país» para ayudar a hacer realidad los sueños.