Jaguar…invisible jaguar

Los indios suramericanos Ese’Eja dicen que el jaguar se deja ver sólo cuando uno está listo para verlo.

¿Y cuándo uno está listo para ver al más misterioso y furtivo gato del mundo? Cuando eres consciente del poder y majestad del monarca de las selvas americanas.

Su nombre entre los indios es yaguareté, una palabra Tupi, variante del Guaraní, que significa yaguar: bestia de presa y eté: real, verdadero.

Es el único representante del género Panthera en América que comparte con un selecto grupo de magníficos animales: el tigre, león, leopardo, leopardo de las nieves y el leopardo nebuloso. Se cree que el jaguar ha existido como especie independiente desde hace al menos 1.5 millones de años.

En tamaño sólo es superado por el tigre y el león y se han llegado a pesar ejemplares de 158 kg, el peso de un león macho adulto.

No es un animal de espacios abiertos, es un animal de la selva espesa, su estructura es compacta, masiva, de miembros cortos, perfectamente adaptado para arrastrase por la maleza densa selvática o para escalar árboles.

Su método preferido de matar es único entre los gatos, el jaguar salta de repente desde el sitio de su emboscada y muerde a su presa en la cabeza entre las orejas triturando y penetrando los temporales y aplastando el cerebro. No tienen reparos en caer en el agua y matar caimanes y tortugas.

Hay muy pocos casos confirmados de ataque de jaguares sobre humanos y éstos han sido todos cuando las condiciones naturales fueron alteradas de algún modo. En el 2008 un jaguar atacó y mató a un pescador en el Pantanal, Brasil. Luego se supo que era un gato acostumbrado a recibir comida para convertirlo en espectáculo de turistas. Cuando no recibió su ración acostumbrada fue a buscarla donde solía encontrarla.

En cambio hay muchos reportes de encuentros del tercer tipo con esos gatos en donde el animal caminó tranquilamente a distancia de salto de humanos en la selva, supremamente confiado y tranquilo.

Todos los pueblos americanos que comparten, o compartieron, hábitat con el jaguar lo consideraron, y aún lo hacen, como un símbolo de fuerza, poder y resistencia, como el animal que une el mundo espiritual y el material, como el guardián y protector de los pueblos,  representante o la encarnación de dioses.

Reyes usaban su nombre y se crearon castas de guerreros en su imagen.

Tú no ves al jaguar, tú sabes que está ahí sólo cuando él deja de ser sombra y se convierte en dos puntos de luz que te congelan en el sitio para luego convertirse en un cuerpo de líquido dorado y negro que fluye a pocos pasos de ti, te mira y desaparece otra vez en el verde.

Tú no ves al jaguar, él te ve a ti.