¿Qué tienen en común el clima, las arañas y un baño de seda?

En el pueblo de Goulburn, New South Wales, Australia, no hay aracnofóbicos, todos están muertos o huyeron por la izquierda años ha.

¿Por qué?

Pues porque en Goulburn llueven arañas.

En este pueblo, donde se encuentra la estatua de oveja más grande del mundo…

… se produce varias veces al año un impresionante  fenómeno, la caída desde el cielo de millones de arañas junto con una espesa capa de su tela.

Los habitantes de Goulburn son todos buenas personas, por lo que no podemos tildar esto como una plaga egipcia ni tampoco como un evento supernatural.

Viajar al estilo arácnido

Las arañas son animales sumamente adaptables, inteligentes y capaces, además saben volar.

Usan una técnica llamada ballooning, de balloon, inglés para globo. La araña que quiere visitar a sus parientes lejanos sube hasta un sitio alto, apunta con su vientre hacia arriba y dispara una hebra de seda al aire esperando que una ráfaga de viento la arrastre hacia arriba y afuera. Otro método usado es colgarse de una ramita mientras sueltan hebras laterales hasta que hay suficiente hilo para lograr el enganche del viento y el despegue.

Se ha comprobado que pueden recorrer cientos de kilómetros para abandonar condiciones desfavorables, huir de depredadores o bajar la presión sobre las fuentes de alimento.

No tienen control sobre el vuelo, por supuesto, sino que quedan a merced del viento y…

Todos los vientos conducen a Goulburn

La explicación estriba en las condiciones climáticas alrededor de esta ciudad australiana. El caso es que no es común que millones de arañas hagan ballooning al mismo tiempo y que además aterricen todas en el mismo lugar.

La explicación de los investigadores es que no todas se ponen de acuerdo para volar al mismo tiempo, como buscando una oferta de precios de pasajes por volumen, sino que las condiciones de viento adecuadas no se dan sino hasta que el momento de la estación es favorable y entonces, en pocas horas, todas la arañas vuelan.

Los raros cambios de clima e inusuales patrones de viento hacen que millones de arañas levanten vuelo a la vez y lleguen todas al mismo lugar.

Las arañitas no representan gran peligro para la salud, la mayoría de las especies que lo hacen son pequeñas e inofensivas. Gracias a Dios las tarántulas no han dado en el clavo, todavía. Pero el espectáculo es impresionante.

Los vecinos hablan de una tela de araña espesa que desciende desde unos cientos de metros de altura para cubrirlo todo.

Esto es una buena línea para comenzar un cuento de horror.