¿Qué tienen en común un sólido, un líquido y un buque?

1En el año 2015 el barco de carga Bulk Jupiter, de 56.000 toneladas de desplazamiento, navegaba sin ningún problema reportado a unos 300 km al suroeste de Vietnam cuando intempestivamente se hundió arrastrando consigo a 18 de sus 19 tripulantes.

Los resultados de la investigación llevada a cabo por la Organización Marítima Internacional arrojaron como probable causa del hundimiento un conocido pero insidioso problema conocido como la licuefacción de los sólidos de la carga.

El Bulk Jupiter transportaba bauxita, un mineral de aluminio, en forma de sólido a granel.

La licuefacción de sólidos

¿Qué significa la licuefacción de una carga sólida? ¿Cómo puede producirse eso y qué consecuencias puede tener para una nave en alta mar?

La licuefacción de un cargamento granular como arenas y minerales sueltos, etc., cargados directamente en la bóveda del buque, sin contenedores, es un evento que, a pesar de ser bien conocido, ha causado el hundimiento de 10 buques de carga al año, en promedio, durante la última década.

Estos sólidos granulares pueden, en determinadas circunstancias como veremos, comportarse como un líquido generando desastres como el que afectó al Bulk Jupiter.

Las ciencias geofísicas saben mucho sobre este fenómeno gracias a su estudio de los terremotos cuando el movimiento de la tierra altera drásticamente la presión del agua en el suelo provocando el comportamiento observado como licuefacción.

La culpa es del agua

Los cargamentos a granel son conocidos como materiales de dos fases, una sólida y una líquida, debido a la presencia de agua entre las partículas sólidas.

Usualmente esta película de agua no impide que las partículas se toquen mutuamente, trabándose y garantizando EL comportamiento “sólido” del material.

Pero si la presión del agua aumenta ésta puede convertirse en una película que separa los granos y el material entonces entra en su fase “líquida”, comportándose y moviéndose como tal.

El movimiento del barco en alta mar, la vibración de los motores y las condiciones de humedad en la bóveda de carga, pueden elevar la presión del agua dentro del material. Este se mueve como líquido de un lado a otro, entrando y saliendo de su fase sólida, desestabilizando el centro de gravedad del barco.

También ocurre que la carga se licúa, se mueve hacia un lado, y vuelve a su fase sólida, dejando al barco inclinado peligrosamente de ese lado, vulnerable a los embates de las olas. Si esta condición se mantiene, o repite, en un ciclo de solido-liquido-solido, puede provocar fácilmente una tragedia como la del Bulk Jupiter.

Las autoridades portuarias y de seguridad naval han desarrollado técnicas de carga y de transporte para tratar de evitar este peligro, pero la física de materiales se niega a dejarse dominar sin una buena lucha. Lo malo es que sigue costando vidas humanas.