¿Tienes una lista de cosas por hacer con la que no sabes qué hacer? Intenta el 1-3-5

Las listas de cosas por hacer…qué nos haríamos nosotros sin ellas, nos organizan el trabajo, nos dan un sentido de dirección, definen un propósito, le dan forma a un plan, conceden orden a la vida…

…y nunca las terminamos.

O aún peor, nunca deja de crecer. Trabajamos, cumplimos metas, tachamos tareas completadas…pero siempre hay más.

Que no panda el cúnico

Hay una forma de mantener el control mediante el sencillo método de aplicar la regla del 1-3-5.

Es sencillo. Toma un pedazo de papel y anota tus tareas de esta forma:

1 proyecto de importancia, el que no puede esperar.

3 tareas de mediano tamaño y complejidad.

5 cosas por hacer pequeñas, rápidas y sencillas.

Son 9 tareas que vas a contemplar en tu lista, no más, no menos. Es un número bastante manejable que puedes atacar sin sentirte abrumado o estresado y que, al mismo tiempo, establece un ritmo de trabajo productivo.

Si esto todavía no te cuadra y te parece que la lista diabólica todavía está fuera de control hay otras formas y alternativas.

Que no cunda el pánico.

Otros métodos

Cada quién tiene un método de trabajo y unas capacidades propias que dependen de muchos factores pero que al final del día son las que deciden cómo uno enfrenta y organiza el trabajo.

Puede ser que la 1-3-5 no sea adecuada para ti. Entonces puedes tratar otros sistemas.

Una forma de hacerlo es llamada el método Ivy Lee, y consiste en anotar 6 tareas en orden de prioridad, desde la más importante a la que puede esperar a lo último. Luego vas trabajando una por una hasta completar la lista. El truco es no cambiar el orden por nada del mundo y mantener el número 6 en su puesto, no claudicar a la tentación de hacer ese primero porque es la más fácil. De lo contrario tiendes a malcriarte y comienzas a bajar cuántas tareas eres capaz de hacer, aplazando las más exigentes bajando así tu eficiencia.

Otra manera es la doble lista. Agarra un  papel y anota 25 tareas, una lista larga donde anotas todo si tienes temor de olvidar algo para que luego quede colgando en el limbo.

Después, de esta lista vas a sacar una más corta de sólo 5 tareas, las más importantes, que son las que vas a hacer primero. Las completas, tachas esas 5 y sacas otras 5. Y así vas, comiéndote al mundo en mordiscos de a 5.