¿Cuál es el color del Sol? No, no es amarillo

Parece una pregunta tonta, pero es divertido ver como damos por normal el hecho de que vivimos engañados por nuestros sentidos y de que, no solo no nos damos cuenta de ello, sino que nos ponemos tercos por ello.

El sol no es amarillo, lo vemos así debido al filtro que la atmósfera le impone a la luz que de él recibimos.

Para percibir el verdadero color del Sol tenemos que salir al espacio o verlo a través de un filtro.

Nuestra estrella madre es blanca con un ligero toque de verde.

¿Sorprendido?

La luz de la estrella

La luz que emite una estrella está compuesta de todas las longitudes de onda que corresponden a la emisión en el espectro de todos los elementos presentes en ella.

La luz blanca es una combinación de todos los rangos de longitudes de onda de la luz estelar. Por eso la luz que pasa a través de gotas de agua nos da el arcoíris.

Otro dato interesante es que el promedio del espectro solar es un color directamente relacionado con la temperatura de la estrella. Nuestro Sol brilla a 5.800oK, 5.550 Celsius más o menos, lo que lo coloca en el blanco. Rigel, con 100.000K, es azul.

La alquimista

La atmósfera es la culpable del color del cielo y del Sol por un efecto de dispersión de la luz llamado dispersión Rayleigh. La dispersión de la luz azul y violeta produce el azul de cielo llevando al Sol a lucir rojizo, especialmente al atardecer y amanecer, pero cuando el Sol está alto y la atmósfera en más delgada vemos al Sol con un color un poco más cercano al real.

Las fotos popularizadas por todos los institutos, laboratorios, observatorios y organizaciones dedicadas al espacio muestran un sol amarillo porque son fotos filtradas, o con colores falsos aplicados para una mejor visualización o para resaltar los detalles pertinentes. O para mantener una imagen familiar, como en el caso del Sol.

Nuestro Sol es blanco y está a 8 minutos-luz de distancia y va a seguir brillando durante 5.000 millones de años más.

¿Qué más quieres?