No te imaginas las extrañas propiedades que tienen las bananas

Alguien las llamó el alimento perfecto. Alguien dijo una vez que una persona podría vivir sólo de bananas y agua. Alguien aseguró que nosotros éramos inteligentes porque los antepasados comieron banana.

En todo caso sí es cierto que es una de las mejores frutas del mundo, pero a pesar de ser tan universal hay ciertas cosas que muy probablemente no conoces sobre las bananas.

He aquí algunas de ellas.

Son radioactivas

La banana es rica en potasio, un elemento fundamental para el buen funcionamiento de las más altas funciones cerebrales. Los iones de potasio son uno de los minerales que hace posible la comunicación entre nervios y músculos.

Pero parte del potasio presente viene en forma de un isótopo radiactivo, potasio-40. Pero no te preocupes, necesitas comerte 10 millones de bananas de una sentada para morirte envenenado por radiación.

No es bueno combinarlas con abejas

El acetato de isoamilo es una sustancia compartida por la banana y la feromona con la que las abejas envían la señal de ataque. Es por eso que a veces se puede detectar un olor a bananas después de un ataque de abejas.

Mejoran tu sonrisa

De nuevo volvemos al potasio: escoge una banana todavía ligeramente verde, quítale la cáscara, frótala contra tus dientes por dos minutos, al final cepíllatelos normalmente. El potasio se mete en las grietas del esmalte y tiene una función especial de limpieza.

Los que más comen bananas

Uganda. Los ugandeses comen un promedio de ¡190 kg de bananas al año cada uno! Eso es, más o menos, 1.800 unidades anuales o 5 diarias. Comen tanta banana que su palabra para comida, matooke, es el nombre de un plato hecho con ellas, que de paso es la comida nacional.

Son clones

La banana que te comes ahora, dondequiera que estés, y la banana que se come cualquier otra persona, dondequiera que esté, es la misma banana. No es que son parecidas, es la misma. Tu banana y la otra son genéticamente idénticas. La banana no se reproduce por semillas, tienes que cortarle un pedazo a una mata para tener otra.

No solo eso, la banana que se come desde 1950 es la misma que te comes ahora. No es el mismo tipo, o la misma especie. Es la misma banana. Todas las bananas Cavendish son clones.

No botes la cáscara

Úsala para tu piel. Son ricas en vitaminas A, B, C, y E, además de zinc, manganeso y hierro. La cáscara es usada para tratar picaduras de insectos, irritaciones de la piel y psoriasis.

Cura la depresión

Come bananas para sentirte más feliz. De eso se encarga el triptófano, un aminoácido esencial que el cuerpo convierte en serotonina, el neurotransmisor hormonal que equilibra el estado de ánimo.

Además te ayuda a dormir mejor mediante la B6 y te relaja los músculos gracias al manganeso.

Con la banana no tienes desperdicio. El árbol de la ciencia del bien y del mal fue un bananero.