Cambia tu cepillo de dientes, o te puede pasar esto

Cup with toothbrushes on blurred background

Responde con sinceridad: ¿Cuándo fue la última vez que compraste un cepillo de dientes nuevo? Si no estás seguro de con cuánta frecuencia debes cambiar tu cepillo de dientes, no eres la única persona: datos confiables muestran que el 42 por ciento de las personas no cambian su cepillo de dientes con tanta frecuencia como se supone que deben hacerlo. Pero ¿Es tan serio así? Puede que no parezca un gran problema.

Lo que debes saber sobre tu cepillo dental

El que a simple vísta se vea bien, no necesariamente implica que esté bien. Los expertos dicen que el descuidar la salubridad de tu cepillo dental podría depararte para algunos problemas desagradables en tu boca. Según Inna Chern, DDS, una dentista con sede en la ciudad de Nueva York, tu cepillo de dientes debe cambiarse cada 3 a 4 meses para evitar la descomposición de las cerdas, el daño del esmalte y el crecimiento excesivo de bacterias. Uno de los problemas más comunes que pueden resultar del uso de un cepillo de dientes viejo es el mal aliento.

«Cuando no cambia el cepillo en el tiempo recomendado, las cerdas pueden deshilacharse. Las cerdas deshilachadas son menos efectivas para eliminar la placa y los restos de comida alrededor de los dientes», dice el Dr. Chern. «La eliminación menos efectiva de la placa puede conducir a un exceso de bacterias en la boca, lo que causa mal aliento».

Otro problema que puede ocurrir cuando no te cepillas los dientes con la frecuencia suficiente es aún más grave. «Un cepillo de dientes deshilachado también alberga más bacterias, que pueden volver a depositarse en la boca causando reinfección y aumento de la gingivitis», dice la profesional dental. «También recomiendo cambiar el cepillo después de una enfermedad reciente, como un resfriado, gripe o infección bacteriana, para evitar la reinfección e infectar al dueño de un cepillo de dientes vecino».

Afortunadamente, hay muchas maneras fáciles de asegurarte de cambiar tu cepillo de dientes regularmente. «Una sugerencia es comprar varios cepillos de dientes a la vez», dice la ortodoncista Ana Castilla, DDS, como esas prácticas opciones de bambú biodegradables que se comercializan en Amazon. «De esa manera, cuando llegue el momento de cambiar su cepillo de dientes, ya tiene un montón de ellos en casa”. También puedes considerar una compañía de suscripción de cepillo de dientes como Quip, cuyo acuerdo los compromete a enviarte un nuevo cabezal de cepillo de dientes (¡y baterías!) cada tres meses por su cepillo de dientes eléctrico.

Cambiar los cepillos de dientes es sin duda lo más fácil que puedes hacer para tu higiene bucal, aparte de los otros cuidados necesarios, pero que no son tan frecuentes, como la visita anual al dentista. Para ayudarte en esta materia, podrías configurar un recordatorio de calendario a fin de  asegurarte de que un halo maloliente y la cara desagradada de otros no te lo recuerde primero.