El incómodo síntoma que, después del sexo, no debes ignorar

Es muy placentero, pero debe disfrutarse con responsabilidad. De hecho, al contrario de la mayoría de las especies que también se reproducen mediante la cópula, pareciera que sólo los humanos tenemos la capacidad de tener sexo por mero placer, aparte de la obvia función reproductiva que este proceso cumple. Y si eres mujer, debes estar muy al tanto del maravilloso papel que la naturaleza te ha dado en todo ese proceso.

De modo que con relación a sensaciones, el sexo debería hacerte sentir como con eufória, pero si tu estómago se ha sentido inquieto después de la relación sexual, es importante que llegues al fondo. «Nunca es normal sentir náuseas después del sexo», de acuerdo a la Dra. Lauren Streicher, MD, ginecóloga y directora médica del Centro de Medicina Sexual y Menopausia de Northwestern Medicine. Dicho esto, sucede, generalmente por una de las pocas razones que mencionaremos a continuación.

Posibles causas de estas incomodidades

La primera tiene que ver con el cuello uterino, el guardián entre tu canal vaginal y su útero. «El contacto con el cuello uterino durante las relaciones sexuales, o la estimulación cervical, puede crear una respuesta de vasalvagol en la que la presión arterial y el pulso disminuyen», explicó el Dr. Streicher. Esto puede causar náuseas o incluso desmayo. Tu cuello uterino cambia a lo largo de su ciclo, bajando durante su período, lo que puede hacerlo más susceptible durante la penetración.

También puede sentir náuseas si el sexo es doloroso, lo que puede ser el resultado de una afección subyacente. «Las mujeres con endometriosis y enfermedad inflamatoria pélvica pueden experimentar relaciones sexuales dolorosas», dijo el Dr. Streicher. Otras causas van desde infecciones vaginales o cervicales hasta fibromas. «Si experimentas cualquier tipo de relación sexual que sea dolorosa, debes ver a un ginecólogo», agregó.

Quizás más raramente, las náuseas son un síntoma de una condición psicológica conocida como trastorno de aversión sexual. «No sabemos con qué frecuencia ocurre en las mujeres, pero sabemos que puede provenir de traumas sexuales pasados, o ser criados en una atmósfera muy religiosa donde el sexo era ‘malo'», explicó el Dr. Streicher. Los tratamientos como la terapia cognitivo-conductual o los medicamentos para la ansiedad pueden ayudar, así que siempre discuta cualquier inquietud con su médico.

Como ya se ha visto, es una situación que, de presentarse, tiene opciones a la mano para superarla. En ningún momento implica el fin de tu satisfacción sexual como mujer. En caso de que estés pasando por una de las situaciones descritas, recuerda también que, una parte fundamental del proceso de mejora, implicará tu propia actitud mental. Así que no sientas vergüenza, habla francamente con tu pareja con relación al tema, y encuentren la manera de colaborar entre ustedes.

42088379 – close up happy young office woman with brown hair, sitting at her table while looking to the right of the frame.

Siendo tu salud lo más importante en este punto, te recordamos que los buenos hábitos de salud (entre ellos el ejercicio moderado frecuente) también son parte fundamental de tu bienestar tanto físico como mental.