¿Estás atravesando una ruptura sentimental? ¿Afectará este inconveniente tu peso?

Dinos si encuentras familiar esta imagen mental: la típica chica deprimida y con el corazón roto, con un montón de toallitas kleenex usadas a su lado, hundiendo su cuchara en ese pote de un litro de helado, mientras observa una película tipo “Post data: Te amo” en algún canal de TV paga, como una forma de hacer frente a una ruptura dolorosa. ¿Te suena? Pero, habalando en serio, ¿cuántas de esas almas dolidas realmente agregan centímetros a sus cinturas debido al final de una relación romántica? Según una nueva investigación publicada en el Journal of the Evolutionary Studies el Consorcio, no tanto como las películas te harían creer.

La ciencia aborda este tema

Marissa Harrisoned, profesora asociada de psicología en Penn State Harrisburg, y sus colegas realizaron dos estudios sobre el tema y encontraron resultados similares. En el primer estudio, los investigadores preguntaron a 581 personas (261 hombres y 320 mujeres), con una edad promedio de 30 años, si habían pasado recientemente por una ruptura y si habían ganado o perdido peso dentro de un año después de la ruptura. Casi dos tercios de los encuestados (62.7 por ciento) informaron que no hubo cambios en el peso.

En el segundo estudio, los investigadores tomaron a 261 nuevos participantes (193 mujeres y 68 hombres), con una edad promedio de 29 años. A estos, les hicieron preguntas más complejas, como qué tan seria era la relación, quién inició la ruptura, cómo se sentían actualmente acerca de su ex, si eran propensos o no a comer emocionalmente, y cómo era su actitud hacia la comida en general. Si bien todos los participantes dijeron que habían experimentado una ruptura en algún momento de sus vidas, el 65.13 por ciento informó que no hubo cambios en el peso después de la división.

La única advertencia era que las mujeres que tenían una tendencia a comer en exceso emocionalmente aumentaron de peso después de la ruptura. Aumentar las libras como resultado de ser abandonado sin ceremonias siempre ha sido un estereotipo de la cultura pop, aunque también es posible que sea un instinto evolutivo que hemos superado. «La comida era mucho más escasa en el ambiente ancestral, por lo que si tu pareja te abandonó, podría haber hecho que recolectar comida fuera mucho más difícil», dijo Harrison en un comunicado.

La lógica conclusión 

«Puede haber tenido sentido si nuestros antepasados acumularon comida después de una ruptura. Pero nuestra investigación demostró que si bien es posible que las personas ahoguen sus penas en el helado por un día o dos, los humanos modernos no tienden a aumentar de peso después de una ruptura». Así que, si en este momento estás pasando por una situación similar, ¡Ánimo! No se ha acabado el mundo, tampoco el helado. Y al parecer tu báscula no lo notará tampoco.