Tío, ¿Sabías que El agujero de ozono antártico se está reduciendo?

¿Recuerdas aquellos años 80 cuando se creó conciencia sobre el problema de la capa de ozono? En su momento, se crearon muchas iniciativas tendientes a proteger a este importante escudo que nos protege del exceso de rayos UV provenientes del sol. Hoy podemos decir (no con mucho alivio) que los patrones climáticos inusuales en la atmósfera superior han estado limitando el agotamiento del ozono.

Como lo lees: El 8 de septiembre, el agujero de ozono alcanzó un pico de 6.3 millones de millas cuadradas y luego se redujo a menos de 3.9 millones de millas cuadradas, según el informe. Por lo general, el agujero crecería hasta alcanzar los 8 millones de millas cuadradas.

Buenas noticias, pero este es el bajón 

«Es una gran noticia para el ozono en el hemisferio sur», dijo Paul Newman, científico jefe de ciencias de la tierra en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA. «Pero es importante reconocer que lo que estamos viendo este año se debe a temperaturas estratosféricas más cálidas. No es una señal de que el ozono atmosférico esté repentinamente en una vía rápida hacia la recuperación».

El agujero anual de ozono se forma cuando los rayos del sol interactúan con el ozono y los compuestos artificiales como el cloro y el bromo para agotar el ozono, según la NASA. Esto ocurre a fines del invierno en el hemisferio sur. Las partículas de nubes en la estratosfera fría conducen a reacciones que destruyen las moléculas de ozono, que están formadas por tres átomos de oxígeno. Pero cuando las temperaturas son más cálidas, estas nubes no se forman, lo que limita la destrucción del ozono.

Esta es solo la tercera vez en 40 años cuando las temperaturas cálidas causadas por los sistemas climáticos realmente han ayudado a limitar el agujero de ozono, dijo la NASA en un comunicado. Esto también ocurrió en 1988 y 2002. Pero los científicos dicen que no hay una conexión que hayan identificado para vincular los patrones con el cambio climático. «Es un evento raro que todavía estamos tratando de entender», dijo Susan Strahan, científica atmosférica de la Asociación de Investigación Espacial de las Universidades, que trabaja en la NASA Goddard.

¿Gracias calentamiento?

«Si el calentamiento no hubiera sucedido, probablemente estaríamos viendo un agujero de ozono mucho más típico». El ozono es monitoreado por la NASA y la NOAA a través de una variedad de instrumentos, incluidos satélites y globos meteorológicos. Los globos de NOAA llevan «sondas», que pueden medir la capa de ozono. «Este año, las mediciones de ozono en el Polo Sur no mostraron ninguna porción de la atmósfera donde el ozono se haya agotado por completo», dijo el científico atmosférico Bryan Johnson en el Laboratorio de Investigación del Sistema Terrestre de NOAA.

Aproximadamente a 12 millas de la superficie, las temperaturas eran 29 grados Fahrenheit más cálidas, por lo que es el año más cálido desde que comenzaron las observaciones. Además de reducir al mínimo el agotamiento del ozono, los sistemas climáticos responsables del cambio de temperatura redujeron la corriente en chorro alrededor de la Antártida de 161 millas por hora a 67. Esto debilitó el vórtice polar y lo dejó caer en la estratosfera inferior. Así, la formación de menos nubes se redujo, y el aire rico en ozono se elevó por encima del agujero de ozono.

Se espera que la capa de ozono sobre la Antártida se recupere para 2070 a medida que disminuyan los compuestos utilizados como refrigerantes, llamados clorofluorocarbonos. Fueron regulados hace 32 años por el Protocolo de Montreal. El agujero de ozono debería desaparecer y cerrarse durante las próximas seis semanas, según NOAA.