Termitas…muchas, muchas termitas: La obra de ingeniería insectil más grande del planeta

No vas a creer lo que las termitas construyeron en Brasil. ¿Tú sabes cuánto representa un área de más de 230.000 km2? Es apenas un poco más pequeño que el Reino Unido.

Ahora imagínate toda esa superficie cubierta por montículos de termitas.

Caatinga

En el noreste de Brasil existe una zona de vegetación única en el mundo, la caatinga, que significa bosque blanco. Es un chaparral seco, semiárido, arenoso, con flora desértica, que cubre entre 700.000 y un millón de km2, aproximadamente el 10% del territorio brasileño.

Es un lugar escasamente habitado debido a las dificultades severas para conseguir agua y comida.

En este lugar se estima que ¡hace 4.000 años! las termitas comenzaron a trabajar excavando túneles en el suelo acumulando el producto de las excavaciones arriba en la seca superficie. Cada termita aportaba una pequeñísima porción de tierra y los montículos fueron creciendo y creciendo.

Ingeniería masiva

Cuando una especie no tiene un enemigo que controle su crecimiento y expansión sucede lo que pasó en Caatinga donde no hay una especie que hubiese podido mantener a raya a la termita.

Por eso es tan importante mantener a todas las especies en sitio sanas y robustas, por eso es trágico perder una.

Cada montículo cónico tiene en promedio unos dos metros y medio de alto y pueden tener unos 9 de diámetro.

¡Se estima que hay en total unos 200 millones de conos!

Durante mucho tiempo los montículos pasaron desapercibidos para el mundo exterior porque no es fácil verlos desde un avión, por ejemplo, y porque la Caatinga no se presta para exploraciones a pie. Es un ecosistema difícil de atravesar y explorar.

El mundo moderno irrumpe en la Caatinga

Todo esto saltó a la luz pública cuando el gobierno brasileño decidió autorizar trabajos de vialidad e industria agropecuaria en esa zona del país.

Cuando las compañías constructoras llegaron se consiguieron con una labor dura de arrasar todos esos enormes conos.

Pero los conos no son condominios de termitas como uno podría imaginarse. Los montículos que caían frente a las máquinas mostraban corredores llenos de restos vegetales por lo que se piensa que son en realidad como depósitos de desechos producidos por la actividad de las termitas en el subsuelo buscando su alimento en la vegetación superficial.

De manera que destruir los conos no representó gran problema para ellas. No así cuando la vegetación superficial era eliminada como era el caso para los proyectos viales.

Los conos de termitas de Caatinga podrían ser la más grande obra de construcción en el mundo emprendida por una sola especie de insecto.