¿Qué tienen en común un tronco, el alcohol y una serpiente?

¿Has oído hablar del Veneno Sotol?

En México, como en el resto del mundo, existe una rica tradición de producción de bebidas alcohólicas que tiene miles de años de antigüedad pero fue con la entrada de los métodos de destilado en alambiques introducidos por los españoles del siglo XVI que se comenzaron a producir los licores que se convertirían en íconos de la cultura mexicana: el tequila y el mezcal.

Sin embargo hay otro licor menos conocido pero no menos tradicional, el sotol.

El tronco

El sotol es una planta originaria del norte de México, también conocida como sereque y llamada formalmente Dasylirion, de hojas largas que terminan en una espina.

Esta planta, al igual que el agave, tiene una piña o cabeza central desde donde salen las hojas en todas direcciones, que se usa para destilar la bebida también llamada sotol. Este nombre proviene del náhuatl y significa el dulce de la cabeza.

El sotol se cultiva en los estados de Chihuahua, Durango y Coahuila y desde hace casi mil años los tarahumaras y anasazis fermentaban sus bebidas a partir de ella.  

La bebida

La forma actual de la bebida nace después de la llegada de los conquistadores.

Cayó un poco en el olvido debido a la inmensa popularidad del tequila, tuvo un buen momento durante los años de la Prohibición en Estados Unidos cuando se contrabandeaba el licor hacia el norte y ahora está regresando como una buena alternativa de bebida dentro de las comunidades.

Desde septiembre del 2002 se regula bajo una norma de producción nacional con denominación de origen.

El veneno

El Veneno Sotol es sotol infundido con veneno de serpiente. Para hacerlo se le extrae el veneno a la culebra, generalmente un cascabel, y se le añade al sotol, al que por cierto también se le puede añadir esencia de nueces y frutas.

Como buena medida también se le agrega la serpiente muerta. Todo esto entonces se deja añejar hasta por dos años.

El Veneno Sotol es una intrigante posibilidad y un verdadero representante de las rugosas y ásperas tierras del norte mexicano.